meloni

Fuente: La Nación
18/06/2024 14:00

Los últimos éxitos de Meloni no impresionan a sus pares europeos y se encuentra con un fuerte resistencia en una cumbre informal

PARÍS.- Una cosa son los éxitos en casa, otra muy distinta en el resto del mundo. Ese es el mensaje que probablemente haya recibido anoche en Bruselas Giorgia Meloni durante la cena informal con sus socios europeos donde, decidida a obtener varios "top jobs" para su país en la futura Comisión Europea (CE), fue puesta duramente en su lugar por varios de sus pares."Es claro que en el nuevo Parlamento Europeo no debe existir ningún apoyo para el futuro presidente de la Comisión que se base en los partidos de extrema derecha y populistas de derecha", declaró el canciller alemán, el socialdemócrata Olaf Scholz.Una durísima advertencia ratificada por su colega Donald Tusk, primer ministro polaco y negociador de los puestos por el conservador Partido Popular Europeo (PPE) que, sin usar guantes, recordó a la premier italiana que conservadores, socialdemócratas y liberales tienen los números suficientes como para decidir sin el apoyo, de los votos melonianos.Dejada abiertamente de lado en la mesa, Meloni lanzó su esperado contrataque: decidió no apoyar la candidatura de Ursula von der Leyen - a pesar de su media promesa días antes- para el cargo de presidenta de la Comisión, argumentando que su gobierno "no acepta acuerdos preconfeccionados. Hablaremos dentro de diez días", dijo, refiriéndose al Consejo Europeo que debe decidir definitivamente los nombres de quienes ocuparán los futuros "top jobs" de la Unión Europea.En realidad, Giorgia Meloni trata de ganar tiempo para ver cuál es la fuerza que tendrán los dos grupos de extrema derecha que existirán en el futuro Parlamento: Identidad y Democracia (ID), formado por diputados de siete países y donde figura la Reunión Nacional (RN) de Marine Le Pen o la Lega italiana de Matteo Salvini. Y los Conservadores y Reformistas Europeos (CRE) que, entre otros, incluye a los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni.El grupo de Meloni obtuvo 76 bancas, que podrían aumentar si varios de los 90 "no inscritos" deciden incorporarse al CRE. Pero de ninguna podrá contrabalancear los 190 diputados -sobre un total de 720, es decir el 26% del hemiciclo- del PPE, una cifra mayor que la que obtuvo en 2019.Las tratativas sobre el nombre de Von der Leyen han creado agitación incluso al interior del CRE. Los polacos del PiS y los españoles de Vox no ven con buenos ojos un "bis" de Von der Leyen, mientras que Meloni se había pronunciado a favor, esperando obtener a cambio algunos puestos en la futura Comisión. Unas esperanzas que anoche parecían alejarse, agregando impaciencia en sus aliados de grupo."La cena de anoche de los líderes de la UE ya selló un doble fracaso de Giorgia Meloni relegada, incluso lanzada dentro de la caldera de los impresentables", escribió este martes el periódico La Repubblica.Tal como afirmó Tusk, conservadores, socialistas y liberales pueden pasarse de sus votos para elegir a los principales responsables europeos: "Y ni socialistas ni conservadores quieren hacer pactos con la premier italiana", prosigue el diario italiano.Mientras tanto, el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, hace esfuerzos para reunir en un solo grupo a todas las extremas derechas europeas. Tarea difícil debido a las profundas que los enfrentan. Por ejemplo, "si o no" a Europa, a la ayuda a Ucrania o al acercamiento con Rusia. ¿Cómo acordar las posiciones atlantistas de Meloni con las simpatías putinianas de Marine Le Pen, sumando los extremistas españoles de Vox, los reaccionarios polacos del PiS y, tal vez, la Lega de Salvini? Esto seguramente restaría aun más espacio político a Meloni dentro de la escena europea en el momento de las grandes maniobras.Para La Repubblica, "la presidenta del Consejo italiano se encuentra ahora ante una encrucijada: retirarse totalmente de las tratativas, volviendo así a los brazos del soberanismo más radical o aceptar la situación y poner a disposición 'gratuitamente' sus votos para no verse excluida del 'gran tablero' europeo en el momento de las grandes maniobras".

Fuente: La Nación
15/06/2024 19:00

Meloni terminó el G7 como una "estrella" y ahora buscará más influencia en la Unión Europea

BARI.- Más allá de un respaldo a Ucrania por primera vez más que concreto -mediante un acuerdo que significará un préstamo de 50.000 millones de dólares gracias a los intereses de los activos congelados de Rusia-, el G7 que concluyó este sábado en el paradisíaco resort de lujo de Borgo Egnazia de la Puglia dejó en claro que su anfitriona, Giorgia Meloni, no sólo superó la prueba, sino que la dejó como una "súper estrella".Muchos analistas coinciden, en efecto, que Meloni, de 47 años y con la perenne sombra sobre sus espaldas de liderar un partido de derecha post-fascista, demostró en esta cita que reunió a las siete democracias más industrializadas del mundo que su liderazgo se ha consolidado no sólo a nivel europeo, sino, también, internacional.En un foro multilateral muchas veces criticado por su inconsistencia, Meloni, cual dueña de casa y directora de orquesta, hizo que el G7 -que reúne a Japón, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Francia y Alemania, más la Unión Europea (UE)- tuviera sustancia.Y en dos días en los que, como siempre, también salieron a flote roces y diferencias, también se lució: demostró inteligencia, actitud, temperamento, estilo y empatía.Siempre muy elegante en sus conjuntos Armani de colores claros y melena rubia con bucles, se la vio siempre auténtica: así como fulminó con la mirada en un saludo al presidente francés, Emmanuel Macron, con quien nunca se llevó bien y el único con el que no tuvo una bilateral, se abrazó, sonrió y bromeó cuando recibió a su par argentino, Javier Milei, a quien le dedicó varios minutos más que a otros invitados, para alegría de los fotógrafos presentes.Es más, en un guiño al líder libertario, este sábado en sus redes sociales subió una foto de ellos, las banderas de Argentina e Italia y escribió en italiano "¡Viva la libertad!", sin el epíteto argentino.Viva la libertà! ð??®ð??¹ð??¦ð??·@JMilei pic.twitter.com/yIp2z6XDD0— Giorgia Meloni (@GiorgiaMeloni) June 15, 2024Meloni también tuvo enorme sintonía con su invitado ilustre, el papa Francisco, una presencia que marcó una enorme diferencia con las anteriores cumbres ya que fue la primera vez que asistió un pontífice en los casi cincuenta años de este foro. Algo "histórico" y "extraordinario", como ella remarcó una y otra vez, y que los demás líderes aprovecharon con diez bilaterales en las que el Papa insistió en un único punto: la paz, la necesidad de sentarse a negociar, a dialogar, en un mundo cada vez más convulsionado, agresivo y fuera de control.Enorme ventajaMeloni llegó a la cumbre del G7 con una enorme ventaja respecto de los demás miembros del selecto grupo. Ella había triunfado en las elecciones europeas del fin de semana pasado, que pusieron en cambio contra la pared a los líderes de los otros dos grandes países de la Unión Europea (UE) en el foro.El francés Macron, que vio a su partido hundirse, duplicado por el de ultraderecha de Marine Le Pen, en una jugada que algunos consideran suicida, disolvió el Parlamento y llamó a elecciones anticipadas. El canciller alemán Olaf Sholz, a quien el viernes le cantaron el cumpleaños los demás líderes del G7, por su parte, vio cómo su partido socialdemócrata llegaba tercero, por detrás de Alternativa para Alemania (AFD), también de ultraderecha.Pero había varios otros "patos rengos". El primer ministro británico, Rishi Sunak, que el viernes en su conferencia de prensa no dudó en decir públicamente que "Giorgia es fantástica", muy probablemente recibirá una bofetada electoral el 4 de julio próximo.Según sondeos también podría tener problemas en noviembre próximo el estadounidense Joe Biden, que, además, llegó a la Puglia debilitado por la condena judicial a su hijo Hunter. Los últimos dos líderes de los Siete, el canadiense Justin Trudeau y al japonés Fiumo Kishida, tampoco transitan sus mejores momentos en el gobierno.Amén de esta coyuntura favorable, Meloni demostró que el G7 no es "una fortaleza cerrada", sino un foro abierto al mundo, invitando a una sesión extendida sobre un tema tan importante como la inteligencia artificial -impuesto por Italia- a países no miembros, como la Argentina, Argelia, Túnez, Brasil e India, que integran el grupo de los Brics-junto a China, Rusia y Sudáfrica-, entre otros, y representantes de organismos internacionales."No puedo no comenzar diciendo que para mí y para Italia en su conjunto fue un honor presidir el G7, que, sin temor a ser desmentida, fue un éxito", celebró este sábado Meloni en la conferencia de prensa que le puso el broche final al evento.Aunque pudo notarse cierto atisbo de cansancio, en la conferencia de prensa, que duró una hora, Meloni se mostró sólida y muy desenvuelta. Fiel reflejo de ese clima más íntimo que logró instaurar, sorprendió al agradecer a sus compañeros de G7 mencionándolos por sus nombres de pila: desde Joe (Biden) a Ursula (von der Leyen), presidenta saliente de la Comisión Europea.Destacó que juntos demostraron un G7 unido y compacto no sólo en cuanto a Ucrania, sino también en la necesidad de una desescalada en Medio Oriente y muchos otros desafíos globales y agradeció asimismo a los invitados especiales por su "aporte positivo fundamental al éxito de la cumbre".Meloni se mostró especialmente orgullosa porque gracias a Italia por primera vez el G7 sumó su "Plan Mattei" para ayudar a África a otras iniciativas de la UE y de este foro con ese mismo fin. "Italia trata de ser un punto de referencia para construir un nuevo modelo de desarrollo y cooperación con las naciones africanas, para que puedan crecer con recursos que poseen", se jactó.Asimismo consideró un logro italiano que, "por primera vez en su historia" el G7 se haya comprometido a enfrentar las causas profundas de las migraciones y a luchar contra los traficantes de seres humanos, para contrastar una plaga que representa una nueva forma de esclavitud."Estoy muy orgullosa porque esto nunca había sido tratado en una cumbre y nunca con tanta claridad", dijo Meloni, quien recordó que el modelo de los asesinados jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino para combatir a la mafia es "follow the money" (seguir el dinero) y que hoy la trata de personas se ha vuelto una actividad criminal mucho más rentable que el tráfico de drogas o de armas.Ante una pregunta sobre la eliminación de la palabra "aborto" de la declaración final, controversia que amenazó con opacar "su" G7, la primera ministra no ocultó su irritación. "¿Por qué no hay referencia? Porque en los documentos finales las cosas ya adquiridas (en la cumbre del G7 de Hiroshima) no se repiten", respondió. "Creo que la polémica fue construida artificialmente, es una polémica que no existió en la cumbre y que no existió en las discusiones", denunció, al destacar que, más allá de la narrativa de la oposición que la acusa de querer retroceder en cuanto a los derechos, nunca tuvo la intención de cambiar la ley 194 de 1978, que permite en Italia la interrupción legal del embarazo.En cuanto al tema que desvela ahora a todos -si Meloni, referente del grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), respaldará la candidatura de su "amiga" Ursula von der Leyen para un segundo mandato en la Comisión Europea, en el marco del avance de la derecha en los comicios europeos- la primera ministra fue cauta. Dijo que el lunes habrá una reunión en la que comenzará a evaluarse el tema, admitió que el Partido Popular Europeo (PPE) de Von der Leyen fue el que más votos sacó, pero también, reforzada por su actuación estelar en este G7, advirtió que ella espera dos cosas: que "a Italia se le reconozca el rol que le corresponde y que Europa comprenda el mensaje que llegó de los ciudadanos europeos".

Fuente: Clarín
15/06/2024 16:36

El G7 de Giorgia Meloni: gestos, diplomacia y roce ideológico entre los líderes de Occidente

Fortalecida tras las elecciones en Europa, la primera ministra de Italia fue la anfitriona y protagonista de la cumbre. Sintonía con líderes de la derecha y una oportunidad para mostrar su poder.

Fuente: La Nación
15/06/2024 14:00

¿En pareja? Las bromas sobre un romance entre Javier Milei y Giorgia Meloni llegaron a Wikipedia

Los chistes y rumores sobre el vínculo entre la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, y el presidente argentino, Javier Milei, se multiplicaron esta semana con el encuentro entre ambos en el marco de la cumbre del G7 en Italia y hasta llegaron a Wikipedia.En la popular enciclopedia colaborativa virtual -donde cualquier persona puede editar y revisar las distintas entradas- apareció durante la mañana de este sábado el nombre de Javier Milei como la pareja de Meloni entre los años 2016 y 2023, en el perfil en español de la primera ministra. No sucedía lo mismo en la entrada sobre Milei.Hacia el mediodía, la entrada fue corregida con el nombre que verdaderamente iba en ese casillero: Andrea Giambruno, un periodista y presentador televisivo italiano con el que Meloni estuvo en pareja hasta el año pasado. En sus casi diez años de relación tuvieron una hija, Ginevra. Desde que la primera ministra anunció su separación el año pasado, no presentó a otra pareja.En las últimas semanas, crecieron los rumores y los memes en las redes sociales sobre una presunta relación entre Meloni y Milei, sin ninguna prueba concreta, y alentado especialmente desde los perfiles asociados con el presidente argentino. El líder de La Libertad Avanza tampoco presentó a alguna pareja desde su separación con la actriz Fátima Florez, en abril pasado. Los dos líderes se reunieron por primera vez en febrero pasado y esta semana volvieron a verse después de que la primera ministra italiana, a cargo de la presidencia del G7, invitara al líder libertario a la cumbre del exclusivo foro en el sur de Italia.Este sábado, Meloni publicó imágenes junto a sus pares del grupo de las siete democracias más ricas del mundo y de los invitados a la cumbre. A un posteo con una foto con Milei -en las que aparecen riéndose- le puso como epígrafe la clásica frase de Milei "viva la libertad" en italiano, junto a las banderas de dos países. View this post on Instagram A post shared by Giorgia Meloni (@giorgiameloni)El video del encuentro entre ambos el viernes por la mañana también fue muy compartido en las redes sociales por la evidente buena sintonía e incluso un susurro del líder libertario a la primera ministra ultraderechista."Has hecho un viaje increíble para estar aquí", le dijo Meloni a Milei en perfecto español al recibirlo. Después tuvieron una reunión bilateral. "Qué alegría verte" le respondió él. "¿Cómo sigo?", le preguntó él, y la primera ministra le indicó su camino.

Fuente: La Nación
15/06/2024 04:00

¿Es el fascismo en Italia realmente algo del pasado como afirma la primera ministra Giorgia Meloni?

En formación militar se alinean 1.000 hombres. La mayoría van vestidos de negro, algunos con tatuajes en el cuero cabelludo afeitado, en el lugar de Milán donde Sergio Ramelli, un estudiante de extrema derecha, fue asesinado hace casi 50 años por antifascistas.Un líder llama la atención a su batallón de leales. Grita "camerata" o "hermano de armas" y el nombre de Ramelli, como si pasara lista. Y entonces alzan los brazos derechos rígidos con las palmas hacia abajo. Es el saludo fascista en el corazón de la segunda ciudad de Italia, y la multitud responde en nombre del muerto con un rugido: "¡Presente! ¡Presente! ¡Presente!".Estamos en 2024, pero la escena tiene los ecos aterradores de hace un siglo. Aunque puede parecer extraordinario para alguien de fuera es algo común en Italia, donde cada año se llevan a cabo conmemoraciones de este tipo.El actual gobierno de Italia está dirigido por el partido Hermanos de Italia, que tiene raíces en el fascismo de posguerra. Su líder, la primera ministra Giorgia Meloni, ha dicho que su movimiento ha cambiado completamente y está claro que su política no es la del pueblo haciendo el saludo fascista en Milán.Pero algunos temen que ella y su partido no se hayan alejado lo suficiente de sus orígenes políticos y que lo que antes se consideraba extremo se esté volviendo normal y cotidiano."El fascismo no murió""El fascismo no murió en 1945: fue derrotado militarmente, pero siguió viviendo en la mente de muchos italianos", afirma Paolo Berizzi, periodista del diario italiano La Repubblica. Berizzi ha vivido bajo protección policial las 24 horas del día durante los últimos cinco años, tras recibir amenazas de grupos extremistas. "Italia nunca se ha reconciliado con su pasado", afirma.Ha transcurrido más de un siglo desde que el dictador fascista Benito Mussolini, apodado Il Duce, o El Líder, llegara al poder. Su régimen totalitario estuvo marcado por una brutal represión de todos los opositores, campos de concentración e invasiones en el extranjero.Las leyes antisemitas persiguieron a los judíos y, después de que Mussolini se aliara con Hitler, miles de personas fueron enviadas a morir en Alemania durante el Holocausto. Italia capituló ante los Aliados, se sumió en una guerra civil y Il Duce finalmente fue capturado y asesinado.La Constitución del país de posguerra prohibió el partido fascista de Mussolini, pero se permitió que el movimiento continuará bajo diferentes formas. El Movimiento Sociale Italiano, o MSI, fue creado por los partidarios del dictador con el objetivo de revivir el fascismo y luchar contra el comunismo. Los funcionarios del régimen de Mussolini aceptaron puestos de trabajo en instituciones estatales y ningún italiano fue llevado ante tribunales de crímenes de guerra.Una reforma en la Constitución de 1952, llamada Ley Scelba, prohibió los grupos con objetivos antidemocráticos o que glorificaran los principios o a los líderes del fascismo o utilizaran la violencia. Pero rara vez se ha invocado.En Alemania, la ley es clara: hacer el saludo fascista se castiga con hasta tres años de prisión. En Italia, sin embargo, corresponde a los jueces decidir si el gesto es un delito penal: un área gris que en la práctica significa que se sigue usando.Los Hermanos de Italia de MeloniDurante décadas, los políticos neofascistas fueron en gran medida marginados. Pero la decisión del entonces primer ministro Silvio Berlusconi de incorporarlos a su coalición en 1994 marcó el comienzo de su creciente legitimación en la opinión pública.La primera ministra Georgia Meloni, cuya vida política comenzó en el ala juvenil del MSI y fue el líder nacional del movimiento sucesor, elogió una vez a Mussolini como "un buen político", añadiendo que "todo lo que hizo, lo hizo por Italia". En 2008, Berlusconi la nombró ministra de gobierno.Su partido, Hermanos de Italia, lleva el mismo logo de la llama de tres colores adoptado por los grupos neofascistas después de la guerra, pero ella ha ido alejando progresivamente a su movimiento de la extrema derecha.Su retórica contra la "sustitución étnica" de italianos por inmigrantes y un supuesto "lobby LGBT" se ha suavizado desde su elección como primera ministra en 2022. Ahora utiliza un lenguaje más alineado con la derecha europea dominante, que habla de proteger las fronteras e impulsar la tasa de natalidad de Italia.También abandonó sus críticas a la eurozona, ha establecido relaciones estrechas con líderes desde Washington hasta Bruselas y ha sido franca en su apoyo a Ucrania después de su invasión por parte de Rusia. Pero sus críticos dicen que todavía hace un guiño a sus raíces políticas. Y eso, creen algunos, hace menos probable que apoye una ofensiva contra los grupos extremistas.Muchos sienten que la Ley Scelba debería haberse aplicado en 2021, después de que la sede del principal sindicato de Italia, CGIL, fuera atacada violentamente durante una protesta contra las restricciones de la pandemia de covid por una multitud que incluía a miembros de Forza Nuova, un partido marginal de extrema derecha.Los manifestantes rompieron ventanas e intentaron entrar por la fuerza en el edificio en una medida que recuerda a la época de Mussolini, cuando los sindicatos eran atacados por turbas con camisas negras.A la derecha de MeloniForza Nuova, que existe desde hace más de un cuarto de siglo, está mucho más a la derecha que el partido de la señora Meloni y aboga por un cese total de la inmigración y la salida de Italia de la OTAN y la UE. Sus miembros hablan con afecto de Vladimir Putin.El partido nunca ha conseguido suficientes votos como para tener diputados al Parlamento, pero su visibilidad en las protestas y las acciones de sus miembros, incluida la violencia contra los inmigrantes, lo convierten junto con otros grupos extremistas en una espina clavada en la política italiana.En un funeral reciente, el ataúd de un miembro del partido estaba envuelto en una bandera con la esvástica. El cumpleaños de otro funcionario se celebró con una tarta decorada con una esvástica y el lema nazi "Sieg Heil" (saludo a la victoria).El fundador de Forza Nuova, Roberto Fiore, dice que el partido atacó a la CGIL porque el sindicato había respaldado los certificados de vacunación obligatorios para todos los trabajadores durante la pandemia. "Todos nos consideraban verdaderos luchadores por la libertad, no fascistas que atacaban a un sindicato", afirma. "¿Es usted fascista?". "Si me preguntaran así, probablemente diría que sí", responde, "pero tengo que completar el término y decir que soy un revolucionario. Italia no tiene la inteligencia y el coraje para decir, bueno, está bien, el fascismo era bueno en esto y aquello y tal vez no bueno en otras cosas... Acepto que no rechazo el término fascismo".La presencia de MussoliniA lo largo de la entrevista, presiono a Fiore sobre la naturaleza criminal del régimen de Mussolini. Niega que haya sido violento y afirma que los campos de internamiento fascistas eran "cosas que suceden en la guerra". Continúa diciendo que Ucrania debería ser parte de Rusia. Cuando le digo que su partido sería prohibido en países como Alemania, dice: "La libertad es libertad".En la sede local de Forza Nuova en la ciudad norteña de Verona, las paredes están cubiertas con símbolos racistas y extremistas, desde la bandera confederada de Estados Unidos hasta las de las autoproclamadas Repúblicas Populares prorrusas de Donetsk y Luhansk, junto con pañuelos que llevan las palabras "El poder blanco" y "Somos fascistas: un llamado a las armas".El líder adjunto del partido, Luca Castellini, me muestra con orgullo un calendario de Mussolini que, según él, es el calendario más vendido en Italia.También dirige a los Ultras de Verona, fanáticos incondicionales del fútbol. Los estadios italianos han sido durante mucho tiempo caldo de cultivo para el extremismo político. Cuando el club Hellas Verona ascendió hace seis años, Castellini fue filmado gritando jubilosamente a sus seguidores que la persona que había pagado por su éxito y les había regalado la victoria tenía un nombre: "¡Adolf Hitler!".Los aficionados aplaudieron y comenzaron a cantar: "Somos un equipo fantástico con la forma de una esvástica. ¡Qué bueno ser entrenado por Rudolf Hess!", el segundo de Hitler. Castellini fue expulsado del estadio tras afirmar que un jugador negro nunca podría ser "verdaderamente italiano"."Dios, patria, familia"Consultado sobre todo esto, dice que felizmente repetiría el mismo canto de Hitler, porque se dictaminó que no fue un crimen. "¿Cómo se sentiría si fuera un descendiente de judíos italianos deportados al Holocausto?". "No lo sé, pero las guerras siempre han existido y siempre ha habido muertes", responde. "No es mi problema."El partido de Meloni se ha distanciado de Forza Nuova. La primera ministra condenó el saqueo del edificio sindical y los dirigentes de Forza Nuova la critican abiertamente por algunas de sus posiciones, incluido su firme apoyo a Ucrania.Y antes de las elecciones, trató de tranquilizar a sus críticos publicando un mensaje en vídeo en el que decía que la derecha italiana había "consignado el fascismo a la historia" y condenaba enérgicamente la supresión de la democracia y las "ignominiosas leyes antijudías".Sin embargo, Meloni no ha renegado por completo de su herencia: todavía utiliza el eslogan de la época fascista "Dios, patria, familia", por ejemplo."Hermanos de Italia no es un partido fascista, pero es un heredero ideológico de la tradición posfascista", afirma el periodista Paolo Berizzi. Los grupos extremistas se sienten legitimados por esto, añade Berizzi.Antes de las elecciones del Parlamento Europeo, los Hermanos de Italia encabezaban las encuestas. Como se esperaba, ellos y otros derechista europeos ganaron terreno, lo que puede consolidar el dominio político de Meloni en su país y su posición como una figura que inspira a otros políticos de derecha y extrema derecha que aspiran a liderar sus propios países.Sus críticos señalan que ella nunca se ha llamado directamente "antifascista". Pero Nicola Procaccini, miembro del Parlamento Europeo de Hermanos de Italia y uno de los aliados políticos más antiguos de Meloni, insiste en que hay una buena razón para ello."Ser antifascista durante el fascismo fue un acto muy valiente, por la libertad y la democracia. Pero ser antifascista durante la democracia a veces ha significado violencia y que muchos jóvenes estudiantes fueran asesinados", dice, refiriéndose a los enfrentamientos, a menudo sangrientos, entre grupos extremistas y los asesinatos cometidos en las décadas de posguerra en Italia.Procaccini insiste en que Meloni siempre ha condenado el fascismo, pero critica lo que él llama "una obsesión" con el término, que, según él, es usado por la izquierda para alarmar a los votantes antes de las elecciones.Eso es algo que niegan enérgicamente los opositores en lugares como Bolonia, históricamente el corazón del antifascismo.En las paredes del ayuntamiento están las fotografías en blanco y negro y los nombres de quienes murieron defendiendo Bolonia del fascismo durante la guerra civil de 1943-45.Al lado hay otro monumento a las 85 víctimas del peor ataque terrorista de Italia: el atentado con bomba en 1980 en la estación de tren de Bolonia por parte de neofascistas.Emily Clancy, teniente de alcalde de esa ciudad, dice que la lucha contra el fascismo sigue siendo profundamente relevante hoy. "La extrema derecha, no sólo en Italia, sino también en todo el mundo, intenta encontrar un chivo expiatorio para las dificultades de la gente, atacando al extranjero o al migrante", afirma.Hay similitudes con los primeros días del fascismo, dice, señalando "ataques contra la libertad de prensa, la libertad de la comunidad LGBT y la libertad de las mujeres de determinar lo que pueden hacer con sus propios cuerpos".Le pregunto si ella y su partido están perdiendo frente a la extrema derecha, que está avanzando en todo el mundo. "Creo que es una lucha, no hemos perdido, pero definitivamente tenemos que unirnos y no acostumbrarnos a lo que está sucediendo", responde.Crimen de apología del fascismo¿Y qué pasa con los saludos fascistas que todavía se ven con tanta regularidad en las manifestaciones? "Es increíble que esto suceda", añade, "y que lo que debería verse como un crimen de apología del fascismo sea minimizado como algo nostálgico o un homenaje. No estamos abordando la gravedad de estos episodios como deberíamos".Sin embargo, el eurodiputado Nicola Procaccini considera que prohibir el gesto sería una "locura" y añade que no es un llamado a reintroducir el fascismo, sino un gesto histórico derivado de la antigua Roma, aunque fue adoptado más tarde por los fascistas. "Vivimos en una cultura de cancelación que no compartimos".Y así los símbolos siguen vivos, al igual que la creencia entre algunos de que es necesario reescribir la narrativa establecida. En Predappio, lugar de nacimiento de Benito Mussolini, cada año se celebra una especie de peregrinación en el aniversario de su muerte, en la que los participantes con boinas militares y rosas rojas visitan su tumba.Susanna Cortinovis, una de las participantes, elogia a Mussolini por introducir los pagos de la seguridad social y de la maternidad. "Si me dices que ser madre, cristiana y pagar mis impuestos significa que soy fascista, entonces sí, soy fascista", dice. "Y saludo a mi manera romana a mi único jefe de Estado".Muchos países tienen sus nostálgicos, sus revisionistas, sus teóricos de la conspiración, e Italia no es una excepción. El número de devotos de Il Duce es quizás reducido. Pero hay un cruce entre los propagandistas de Mussolini y los neofascistas modernos.En una sociedad que todavía tolera tales ideas, imágenes y creencias, la pregunta es hasta qué punto esto se está normalizando todo esto, en un momento en el que los partidos de derecha en otras partes de Europa miran a Italia como ejemplo."Los fascistas siempre han tenido un deseo de venganza", afirma el periodista Paolo Berizzi. "Y dicen: 'Muy bien, volvemos al poder, no estamos muertos, no hemos desaparecido'. Persiguen una revancha en la historia".

Fuente: La Nación
14/06/2024 14:00

Francisco, el primer papa en una cumbre del G7: diez bilaterales, un triunfo para Meloni y una advertencia sobre la inteligencia artificial

BARI, Italia.- No hay dudas. El papa Francisco fue la gran estrella de la segunda jornada de la cumbre del G7. Y la anfitriona, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, quien tuvo la idea de invitarlo para una sesión especial sobre inteligencia artificial -que compartió con el presidente Javier Mieli- lo hizo notar."Nunca podrá agradecerle tanto", confesó Meloni, que, sentada a su lado y ante los mandatarios al frente de las siete principales democracias y economías del planeta y muchos otros invitados, al destacar nuevamente que era la primera vez que un pontífice participaba en una sesión de este exclusivo foro.Pope Francis' arrival at the #G7 Summit in Borgo Egnazia. #G7Italy pic.twitter.com/cENaJxqcaV— G7 Italy (@G7) June 14, 2024"Inevitablemente, es un momento histórico", destacó Meloni, quien, todos coinciden, se anotó otro triunfo con la presencia del pontífice, autoridad moral respetada en todo el mundo. Tanto es así que, al margen de Meloni, diez mandatarios -entre ellos, Joe Biden, Emmanuel Macron, Luiz Inacio Lula da Silva y el otro invitado externo, Volodimir Zelemsky-, aprovecharon de su participación del G7 para tener reuniones bilaterales con él.Cuando Francisco ingresó a la Sala Arena del exclusivo e hiper blindado complejo de Borgo Egnazia, decorado con añejos olivares, símbolo de la Puglia, para inagurar la sesión extendida a los países invitados, estalló un aplauso. Los participantes lo estaban esperando sentados alrededor de una gran mesa ovalada, en la que se entremezclaban los miembros del G7 y los invitados. Cuando el Papa avanzó sentado en su silla de ruedas a saludar a todos, uno por uno, más allá del nuevo y cálido saludo que tuvo con su compatriota, Javier Milei, fue impactante ver la deferencia y amabilidad con la que lo saludaron todos líderes, desde Biden a el canadiense Justin Trudeau -que le dio dos besos- e incluso los de otras religiones, como el primer ministro de la India, Narendra Modi -que también tuvo una bilateral con él-, el rey de Jordania, Abdallah II, o el presidente de los Emiratos Arabes Unidos, Mohammed bin Zayed. Al Papa se lo vio especialmente efusivo con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Siva, con quien también se reunió a puertas cerradas.Antes de darle la palabra al invitado ilustre, Meloni destacó que había decidido realizar este G7 en la Puglia porque es un región del sur de Italia que se asoma a dos mares diversos que, desde siempre, fue un puente entre el este y el oeste, y un lugar de diálogo. Y subrayó que con el G7 bajo la presidencia italiana quería enviar un claro mensaje: "No aceptaremos nunca la narrativa del Occidente enfrentado al resto del mundo, porque solo podemos enfrentar los grandes desafíos globales -entre ellos, la inteligencia artificial- si todos cooperamos con respeto y diálogo".Fascinante, pero tremendoActo seguido el Papa, evidentemente cómodo entre los grandes del mundo y que al principio advirtió que tenía dos versiones del discurso -una larga y una corta, y que iría por la segunda-, pasó a reflexionar sobre la inteligencia artificial (IA), que definió "un instrumento extremadamente poderoso y fascinante" pero a la vez "tremendo", que requiere una reflexión a la altura de la situación.Advirtió que los beneficios y daños que puede hacer la IA dependen de su uso y de los riesgos implícitos en el hecho de que una máquina pueda elegir algo a través de algoritmos. En este marco, pidió la prohibición del uso de armas sofisticadas vinculadas a esta tecnología, llamadas "armas autónomas letales"."Necesitamos garantizar y proteger un espacio de control significativo del ser humano sobre el proceso de eleccioÌ?n utilizado por los programas de inteligencia artificial. EstaÌ? en juego la misma dignidad humana", dijo. "Precisamente sobre este tema, permiÌ?tanme insistir en que, en un drama como el de los conflictos armados, es urgente replantearse el desarrollo y la utilizacioÌ?n de dispositivos como las llamadas 'armas autoÌ?nomas letales' para prohibir su uso, empezando desde ya por un compromiso efectivo y concreto para introducir un control humano cada vez mayor y significativo", agregó. "Ninguna maÌ?quina deberiÌ?a elegir jamaÌ?s poner fin a la vida de un ser humano", sentenció.Francisco mostró preocupación, además, por las noticias falsas que pueden ser creadas por la IA, que, subrayó, debe tener una "inspiración ética". En este marco recordó que en 2020 firmó la Rome Call for AI Ethics, iniciativa que respaldó la moderacioÌ?n eÌ?tica de los algoritmos y de los programas de inteligencia artificial, que pasó a llamar "algoreÌ?tica".Finalmente, indicó que es urgente que haya una "sana política" para que puedan evitarse los riesgos implícitos en la IA. "Como he dicho en otra ocasioÌ?n, la sociedad mundial tiene serias fallas estructurales que no se resuelven con parches o soluciones raÌ?pidas meramente ocasionales. Hay cosas que deben ser cambiadas con replanteos de fondo y transformaciones importantes. SÌ?olo una sana poliÌ?tica podriÌ?a liderarlo, convocando a los maÌ?s diversos sectores y a los saberes maÌ?s variados. De esa manera, una economiÌ?a integrada en un proyecto poliÌ?tico, social, cultural y popular que busque el bien comuÌ?n puede abrir camino a oportunidades diferentes, que no implican detener la creatividad humana y su suenÌ?o de progreso, sino orientar esa energiÌ?a con cauces nuevos", afimó, citando a su encíclica Laudato Sí. "Este es precisamente el caso de la inteligencia artificial. Corresponde a cada uno hacer un buen uso de ella, y corresponde a la poliÌ?tica crear las condiciones para que ese buen uso sea posible y fructiÌ?fero", concluyó, provocando un nuevo aplauso, sentido, en la primera intervención de un Pontífice en un G7.

Fuente: La Nación
14/06/2024 12:00

Divisiones en el G7: Meloni logra eliminar una mención al aborto de la declaración final de la cumbre

BARI.- La presidencia italiana del G7, a cargo de la primera ministra Giorgia Meloni, logró suprimir cualquier mención al aborto en la declaración conjunta de los líderes, un tema que había sido incluido en el comunicado final de la cumbre de Hiroshima de 2023. Esta decisión se tomó a pesar de las solicitudes de Francia, Estados Unidos y la Unión Europea para que se mantuviera la referencia y resaltó las divisiones persistentes entre los países miembros sobre este asunto.El borrador de la declaración final de la cumbre a la que también asistió el presidente argentino, Javier Milei, al que accedió la agencia AFP es más débil en materia de derechos: no incluye de forma explícita el compromiso de garantizar el "acceso al aborto seguro y legal" que figuraba en el texto del año pasado, y se limita a expresar la voluntad de "promover la salud y los derechos reproductivos para todos, y avanzar la salud maternal, de los recién nacidos, niños y adolescentes".Estados Unidos, Francia y la Unión Europea querían mantener la misma redacción que la de la declaración final de la cumbre del G7 en Hiroshima (Japón) de 2023, donde se garantizaba "el acceso al aborto seguro y legal y a los servicios de atención posaborto". Pero finalmente desistieron por falta de acuerdo con la jefa del gobierno italiano, Giorgia Meloni, conocida por su postura anti-aborto. Su gobierno, en efecto, recientemente aprobó una más que cuestionada medida por la que pueden ingresar grupos pro-vida en las clínicas donde las mujeres abortan. La interrupción voluntaria del embarazo es legal en Italia desde 1978; pero, de hecho, es una práctica que suele ser obstaculizada ya que hay trabas burocráticas y la mayoría de los médicos son objetores de conciencia."Estábamos defendiendo lo acordado en Hiroshima, donde el texto era más explícito, pero no fue posible encontrar un acuerdo", explicó un alto funcionario de la Unión Europea el viernes."Lo importante es que en el texto tengamos la promoción de los derechos sexuales y reproductivos", agregó.Según había trascendido, el pedido de Italia no solo tendría que ver con la posición de Meloni y su partido, sino, sobre todo, con la presencia del papa Francisco -la primera vez que un Pontífice asiste personalmente a una cumbre del G7-, quien este viernes participa de una sesión sobre inteligencia artificial junto a Milei y otros invitados.Tensión entre Macron y MeloniLos debates sobre esta cuestión fueron intensos, en particular entre el presidente francés Emmanuel Macron y Meloni.Macron dijo "lamentar" la posición italiana, mientras que Meloni lo acusó de "hacer campaña utilizando un foro valioso como el G7â?³ antes de la primera vuelta de las elecciones legislativas anticipadas francesas, el 30 de junio.El presidente francés se refirió a la desaparición de la referencia al aborto en una conferencia de prensa posterior: "Yo lo lamento, conocen la posición de Francia. No tenemos el mismo punto de vista. Francia ha integrado este derecho de las mujeres al aborto, la libertad de disponer de su cuerpo, en su Constitución. No son las mismas sensibilidades que hay en este país hoy", dijo."Francia, por su parte, comparte la visión de la igualdad entre mujeres y hombres. No es una visión que se comparta en todo el espectro político. Lo lamento, pero lo respeto porque ha sido la elección soberana del pueblo. Sin embargo, es una posición que continuaremos defendiendo con fuerza", agregó.Se espera también que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se refiera a esta cuestión en la reunión bilateral que tiene prevista con Meloni. El asunto del derecho al aborto es central en la política de Biden. Las fuentes consultadas señalan que la presidencia italiana planteó una auténtica línea roja en esta cuestión.Agencia AFP y diario El País

Fuente: La Nación
14/06/2024 12:00

El frío saludo entre Meloni y Macron en el G7 que expuso una tensión que se profundiza

BARI.- La tensión entre la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, y el presidente francés, Emmanuel Macron, pasó de ser latente a evidente durante la cumbre del G7, después de un cruce por el derecho al aborto.El vínculo tirante entre ambos quedó expuesto durante la cena de los líderes este miércoles en el Castello Svevo de Bari. Al llegar, Macron saludó con cariño al presidente italiano Sergio Mattarella y a su hija, y luego con más frialdad a Meloni. La primera ministra respondió con un saludo tenso y una mirada gélida.El duelo entre ambos no es nuevo. Ambos están inmersos en la disputa por la nueva gobernanza de la Unión Europea (UE) desde dos perspectivas diferentes y con objetivos decididamente divergentes. De hecho, los dos quedaron en posiciones totalmente distintas después de las elecciones europeas del pasado fin de semana: la líder Hermanos de Italia salió fortalecida, mientras que el presidente francés convocó a elecciones legislativas anticipadas para fin de mes tras una dura derrota frente a la ultraderecha local.Pero la tensión se elevó en las últimas horas por la discusión sobre la inclusión o no del derecho al aborto en la declaración final de la cumbre del G7, una referencia a la que Italia, que ejerce la presidencia temporal del grupo, se oponía. Finalmente fue el planteo de Meloni -cuya postura anti-aborto es conocida y que, además, no quería incomodar al papa Francisco- el que se impuso, pese a la resistencia de Estados Unidos, Francia, Canadá y la Unión Europea.Estos cuatro países querían mantener la misma redacción que la de la declaración final de la cumbre del G7 en Hiroshima (Japón) de 2023, donde se garantizaba "el acceso al aborto seguro y legal y a los servicios de atención posaborto"."Estábamos defendiendo lo acordado en Hiroshima, donde el texto era más explícito, pero no fue posible encontrar un acuerdo", explicó un alto funcionario de la Unión Europea el viernes. "Lo importante es que en el texto tengamos la promoción de los derechos sexuales y reproductivos", agregó.Los debates sobre esta cuestión fueron intensos, en particular entre Macron y Meloni, quien finalmente logró imponerse."Yo lo lamento, conocen la posición de Francia. No tenemos el mismo punto de vista. Francia ha integrado este derecho de las mujeres al aborto, la libertad de disponer de su cuerpo, en su Constitución. No son las mismas sensibilidades que hay en este país hoy", dijo Macron al respecto durante una conferencia de prensa.Meloni le respondió al acusarlo de "hacer campaña utilizando un foro valioso como el G7â?³ antes de la primera vuelta de las elecciones legislativas anticipadas francesas, el 30 de junio."No hay razón para discutir sobre cuestiones que ya hemos acordado desde hace algún tiempo. Y creo que es profundamente equivocado, en tiempos difíciles como estos, hacer campaña utilizando un foro precioso como el G7â?³, expresó la primera ministra.Este incidente diplomático no es para nada bienvenido para Meloni, quien cuenta con el éxito del G7 también para poder fortalecer su posición cuando lleguen a su fin las negociaciones entre los 27 miembros de la UE para los altos cargos de la Comisión y el Consejo Europeo. Meloni, además, tiene la esperanza de que la extrema derecha de Marine Le Pen, luego de su éxito en las elecciones europeas, entre en el gobierno de Macron tras las elecciones legislativas y que debilite aún más al presidente francés para los tres años que le quedan de gobierno. Tres años en los que probablemente la tensión entre Meloni y Macron siga a la vista.Agencias ANSA y AFP

Fuente: Perfil
14/06/2024 11:00

Así fue el encuentro entre Javier Milei y Giorgia Meloni antes de la cumbre del G7

El Presidente argentino fue recibido por la primera ministra de Italia y antes de sus posibles encuentros con Joe Biden, Lula Da Silva y el papa Francisco. Leer más

Fuente: La Nación
14/06/2024 11:00

Javier Milei fue recibido por Giorgia Meloni en el inicio de la cumbre del G7 y hoy tendrá un mano a mano con la titular del FMI

BARI, Italia.- Traje azul, melena al viento, patillas largas, sonrisa satisfecha, el presidente argentino, Javier Mieli, ya llegó a la cumbre del G7, donde, junto a otros países invitados, participará en breve en una sesión dedicada a la Inteligencia Artificial y Energía, en la que la gran estrella será su compatriota, el papa Francisco, que hizo historia al haberse convertido en el primer Pontífice que participa del foro que reúne a los siete países más industrializados del mundo (Italia, Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia, Reino Unido, Alemania).En una jornada de sol y más de treinta grados, el Presidente fue recibido por la primera ministra Giorgia Meloni, anfitriona del evento, en forma muy cálida, con abrazo y besos, en las afueras de la Sala Arena del complejo turístico de Borgo Egnazia, en un clásico edificio de antigua piedra blanca de la Apulia. Los dos mandatarios, que tienen mucho feeling y que ya se habían visto en febrero pasado, se detuvieron a charlar algunos minutos, en un saludo que se extendió durante más segundos que con los demás mandatarios invitados, según las imágenes que transmitieron."¿Cómo estás? Has hecho un viaje increíble para estar aquí", le dijo ella. "Qué alegría verte" le respondió él. El presidente argentino le habló al oído y los dos se rieron mientras posaban para las fotos oficiales. "¿Cómo sigo?", le preguntó él. La primera ministra le indicó que se debía retirar hacia su izquierda y Milei continuó su camino.El presidente argentino tuvo luego una posición privilegiada en la gran mesa alrededor de la cual se sentaron los miembros del G7 y los invitados a la sesión sobre Inteligencia Artificial: tenía a la izquierda el primer ministro japonés, Fumio Kishida, y a su derecha, al presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Aunque viajó ya varias veces a Estados Unidos, nunca se había encontrado con el mandatario estadounidense, sino con su rival en las futuras elecciones, Donald Trump, cuando ambos participaron en un foro ultraconservador.El papa Francisco, de 87 años, fue el último en llegar a este lugar, donde se veían las banderas de todos los países presentes -del G7 e invitados-, acompañado por Meloni, la "dueña de casa". En ese momento, fiel a su estilo y mientras avanzaba sentado en su silla de ruedas, el Papa fue saludando, uno por uno, a los mandatarios presentes. Cuando llegó el turno de su compatriota, Milei, ambos se mostraron sonrientes. Se dieron la mano y, como había ocurrido el 12 de febrero pasado, cuando se vieron por primera vez en la Basílica de San Pedro, el presidente libertario avanzó para abrazar con cariño y emoción al Papa. El encuentro en el Vaticano había sido antes de la ceremonia de canonización de Mama Antula, la primera santa argentina.Milei llegó a la cumbre -que se celebra en el exclusivo complejo turístico de Borgo Egnazia- sonriente y lleno de entusiasmo. No sólo por haber sido invitado por primera vez a este exclusivo foro especialmente por Meloni, sino también en el marco de varias buenas noticias."Hay un ambiente muy optimista y el Presidente está muy distendido porque llega a la cumbre después de grandes noticias: la gran noticia de la aprobación de la ley bases en el Senado, que hizo que al final partiéramos desde Buenos Aires en la madrugada, varias horas después de lo previsto; la gran noticia de la renovación del swap con China; la gran noticia de la aprobación de la última revisión del programa por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), otra señal de respaldo de la comunidad internacional; y la gran noticia, sobre todo, de la baja de la inflación", dijo poco antes a LA NACION el diputado de Pro, Fernando Iglesias, que es parte de la más que reducida comitiva que viajó con Milei para este importante debut. Iglesias acompaña al mandatario libertario porque es el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y fue acreditado junto al asesor Demian Reidel y el embajador en Estados Unidos, Gerardo Werthein.Iglesias, que compartió el viaje desde Buenos Aires hasta Bari, con escala en Canarias, que trajo al Presidente, a su hermana Karina, jefa general de la Presidencia, y a Reidel, contó que al principio el mandatario estaba "eufórico". Algo previsible, tras la convulsionada jornada en la que finalmente el Senado aprobó la ley Bases, una victoria para el gobierno libertario."Después se distendió y estuvimos charlando como tres o cuatro horas, un poco de todo, de la conferencia de hoy, de la situación de la Argentina, de la situación mundial. Hablamos de ópera, de perros y de nuestro pasado deportivo común, porque yo también fui arquero", precisó Iglesias.En medio de enormes medidas de seguridad y hermetismo, el diputado contó que la reducida comitiva -"Muy austera, somo tres consejeros, al lado de las delegaciones multitudinarias que tenían los muchachos peronistas"-, se quedó en un hotel "muy simpático" de una localidad al sur de Bari, cerca de Monopoli.Al margen del mandatario libertario y el huésped estrella, el papa Francisco, fueron invitados por Meloni a esta sesión extendida del G7, el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune; el presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi Adesina; el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga; el presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, que asumió la presidencia del G20; el presidente de los Emiratos Arabes Unidos, Mohammed bin Zayed; la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva; el rey de Jordania, Abdallah II; el primer ministro de la India, Narendra Modi; el presidente de Kenya, William Ruto; el de Mauritania, Mohamed Ould Ghazouani, que encabeza en este momento la Unión Africana; los secretarios generales de la OCSE, Mathias Cormann y de la ONU, Antònio Guterres; el primer ministro de Túnez, Ahmed Hachani, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.Tal como adelantó el Gobierno, se espera que después de la sesión sobre Inteligencia Artificial, que comenzará con un discurso del papa Francisco y seguirá con otras intervenciones, Milei tenga reuniones bilaterales con Georgieva, del FMI; con el presidente del Banco Mundial y con su par francés, Emmanuel Macron.

Fuente: La Nación
14/06/2024 11:00

Milei en el G7: Así fue el saludo del presidente argentino con Meloni, el papa Francisco y Joe Biden

Arribado ayer a Italia, Javier Milei inició hoy sus actividades en el marco de la cumbre del G7. El Presidente fue recibido de manera oficial por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, la anfitriona, con quien tiene una buena sintonía y a la que ya había visto en febrero pasado. Antes del comienzo del comienzo formal de la cumbre, Milei se saludó con el papa Francisco y con su par estadounidense, Joe Biden.Vestido con su tradicional traje azul, Milei se mostró contento de volver a verse con Meloni, la líder de la derecha italiana que salió reivindicada en las últimas elecciones al Parlamento Europeo, y con quien el argentino tiene un buen vínculo. De traje beige, con tonos en azul, la dirigente lo esperaba en el estrado del G7 montado en el resort de lujo Borgo Egnazia, donde se hace la cumbre.Después de preguntarle cómo estaba, la mandataria italiana exclamó: "¡Has hecho un viaje increíble para estar aquí, eh!". Luego llegó un abrazo y Milei replicó: "¡Qué alegría verte!". Tras una charla al oído e intercambios que se dieron entre risas durante un rato y mientras les tomaban fotos, el líder libertario consultó: "¿Cómo sigo?". Entonces, la primera ministra le indicó que se debía retirar hacia su izquierda.Noticia en desarrollo

Fuente: Infobae
14/06/2024 09:21

Javier Milei fue recibido por Giorgia Meloni en Borgo Egnazia y comenzó su agenda en el G7, que incluirá una reunión con el FMI

El presidente argentino expondrá ante el poderoso grupo de naciones sobre la inteligencia artificial y mantendrá varias bilaterales. Además, se prevé que tenga encuentros con Kristalina Georgieva y con los mandatarios de los Estados Unidos y de Alemania

Fuente: Infobae
14/06/2024 07:17

Meloni retira la referencia al aborto en la declaración conjunta del G-7

La líder ultraderechista italiana gana el pulso con Francia y la Unión Europea por retirar este apartado del texto, considerado como una "línea roja"

Fuente: La Nación
13/06/2024 19:00

Salvo Meloni, la cumbre del G7 encuentra a los líderes occidentales en un momento de debilidad

BARI.- A la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, se le podría perdonar que piense que sus invitados - los líderes del G7 que se reúnen en un hotel de lujo con vistas al mar Adriático- estén buscando un respiro.Salvo la propia Meloni, los demás mandatarios llegan a la cumbre muy golpeados, asediados o amenazados, una convergencia desafortunada que habla del tembladeral político que es hoy Occidente. Y tampoco es buen augurio para los resultados de una cumbre que ya venía con una agenda cargada y difícil, de la guerra de Rusia en Ucrania hasta la competencia de China en la economía global.Al primer ministro británico, Rishi Sunak, dentro de tres semanas lo espera una elección donde todo indica que el Partido Conservador será barrido del poder. El presidente francés, Emmanuel Macron, tuvo que disolver la Asamblea Nacional y anticipar las elecciones legislativas después de que su partido sufriera una tremenda derrota frente a la ultraderecha en las elecciones europeas.Y otro que recibió una lección de humildad en esas mismas elecciones fue el alemán Olaf Scholz y su Partido Socialdemócrata, mientras que Joe Biden está trenzado en una pelea de perros con su predecesor, el expresidente Donald Trump. Hasta el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, tiene cada vez más ruido interno en su Partido Liberal Democrático y podría perder su puesto dentro de unos meses.El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, que después de ocho años en el poder ha perdido su encanto para los canadienses, pareció hablar en nombre de sus colegas mandatarios cuando se lamentó por el auge del populismo en Europa y Estados Unidos."Estamos viendo un crecimiento de las fuerzas populistas de derecha en casi todas las democracias alrededor del mundo", dijo Trudeau el lunes. "Es preocupante que haya partidos políticos que eligen instrumentalizar la bronca, el miedo, la división, la inquietud".Pero la inquietud no viene de ahora y es por el rol que verdaderamente ocupa hoy el G7: esos siete países representan una porción cada vez más chica en la torta del PBI global. La ausencia de los líderes de China y de Rusia lo dice todo. Rusia fue suspendida del grupo en 2014, tras anexar la península de Crimea, y lo abandonó de manera permanente en 2017.Como un gesto hacia ese mundo tan fluctuante, Meloni también invitó a la crema de las potencias emergentes: el primer ministro indio, Narendra Modi; el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva; el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan; el presidente Javier Milei, y el presidente de los Emiratos Árabes Unidos, el príncipe Mohammed bin Zayed. También fueron invitados el líder ucraniano, Volodimir Zelensky, y el papa Francisco.Pero también algunos de esos líderes llegan con su propia mochila. Modi acaba de ser elegido para un tercer mandato, pero la mayoría parlamentaria de su partido se desvaneció, y Erdogan sufrió sucesivos reveses en elecciones locales. Aunque esos mandatarios no participarán de las sesiones centrales de la cumbre, algunos mantendrán reuniones individuales con Biden y otros líderes, un recordatorio de cómo está cambiando la dinámica global del poder.Los diplomáticos y los analistas coinciden en que la política interna de cada uno de esos países se colará de varias maneras en las discusiones del G7. Gran Bretaña, por ejemplo, está a pocas semanas de una elección que muy probablemente consagre a un gobierno de otro signo, así que Sunak difícilmente se comprometa a grandes cosas en cuanto al comercio con China o las sanciones contra Rusia. Es más, su paso por la cumbre bien podría terminar pareciéndose a una gira de despedidaâ?¦"¿Cómo te vas a comprometer a algo si sabés que no vas a estar en el gobierno?", dice Agathe Demarais, directora de la iniciativa geoeconómica del Consejo Europeo de Relaciones Internacionales, con sede en Londres. "La frase que seguramente más vamos a escuchar es: 'Ya veremosâ?¦'".Si bien Biden no tendrá que enfrentar a los votantes hasta noviembre, los analistas dicen que igualmente podría estar preocupado por las dificultades de su campaña, así como por problemas personales, como la condena de su hijo Hunter por el delito penal de haber mentido en una solicitud federal de tenencia de armas en 2018.Tal vez en menor medida, la política doméstica también podría encorsetar a Scholz y Macron. Tras el avance de los partidos de ultraderecha en las elecciones para el Parlamento Europeo, ambos quedaron en situación de fragilidad dentro de sus propios países.El auge del populismo podría dividir a los líderes occidentales en algunos temas y jugar a favor de sus mayores adversarios en otros. Los partidos de extrema derecha tienden a ser más hostiles al libre comercio, pero más amigables con China y menos partidarios de endurecer las sanciones contra el presidente ruso, Vladimir Putin. Todo eso está en juego en este momento en la ciudad costera italiana de Fasano.El gobierno de Biden viene presionando a Europa para que imponga aranceles más altos a las exportaciones chinas de vehículos eléctricos, baterías y semiconductores, como lo hizo Estados Unidos en mayo. Y también está tratando de conseguir apoyo para imponerle a Rusia sanciones de segunda generación, una importante escalada de presión que apuntaría contra las empresas que hacen negocios en ese país.Pero Demarais dice que los europeos "saben que Trump es capaz de deshacer cualquier cosa que prometa Biden". Además, dada la debilidad política de los propios gobiernos europeos, "si firman cualquier acuerdo, también existe el riesgo de que no obtenga aprobación parlamentaria."Los diplomáticos elogian el intento de Meloni de extender el alcance de la cumbre y acercar a nuevos líderes, aunque Peter Ricketts, exasesor de seguridad nacional de Gran Bretaña, dice que "Eso delata una sensación ya extendida y justificada: que el G7 ahora es una agrupación vetusta".La ganadora más clara en todo esto podría ser la propia Meloni. Aunque ella también llegó al poder de la mano de un partido de extrema derecha, ha sabido cultivar la imagen de alguien con quien los líderes centristas de Europa pueden trabajar. Durante tres días, Meloni será la reina de Borgo Egnazia, un resort frecuentado por celebridades como la estrella del pop Justin Timberlake, que en 2012 se casó allí con la actriz Jessica Biel.A pesar de todas las disputas sobre el comercio con China o las sanciones contra Rusia, los diplomáticos dicen que los líderes del G7 están perfectamente alineados en los dos grandes temas del momento: el apoyo a Ucrania y a los intentos de Biden de negociar un alto el fuego en la guerra entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza."Desde el punto de vista de los líderes que concurrieron a la cumbre, esto es casi una distracción bienvenida del difícil clima político en sus propios países", concluye Ricketts.Por Mark Landler y Steven ErlangerThe New York TimesTraducción de Jaime Arrambide

Fuente: La Nación
13/06/2024 18:00

¿Se confundió? El video viral de Biden y Meloni durante un evento del G7

BRINDISI.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es el protagonista del video viral del primer día de la cumbre del G7 en Italia, con un nuevo episodio que alimenta los cuestionamientos sobre su candidatura a la reelección con 81 años.En uno de los momentos más relajados del primer día en el lujoso resort de Borgo Egnazia, en la región de Apulia, donde se celebra la cumbre, los líderes de las siete democracias más ricas del mundo vieron un espectáculo de paracaidistas que llevaban las banderas de los siete países.BidenFue cuando los paracaidistas bajaron la tierra que se vivió la escena que quedó registrada en un video oficial del evento. Mientras los líderes aplaudían y observaban a un paracaidista que acababa de aterrizar, Biden se veía disperso y observando hacia otra zona, a una situación que está fuera de plano. Entonces, en un incómodo momento, la anfitriona de la cumbre de este año, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, se acercó para llamarlo y pedirle que mirara al frente para escuchar al paracaidista, algo que el presidente estadounidense hizo, mientras se ponía sus famosos anteojos de sol de aviador.Después de las fotos de rigor de la demostración de paracaidismo, Biden habló brevemente con los periodistas y dijo que había debatido junto a sus pares sobre el acuerdo de alto el fuego en Gaza que su gobierno está promoviendo. Dijo que no cree que se firmará pronto pero que mantiene "la esperanza".Más tarde, el presidente se reunió con su par ucraniano, Volodimir Zelensky, con quien firmó un acuerdo de seguridad por diez años y habló sobre el plan del G7 para utilizar los intereses que generen los cerca de 300.000 millones de euros (325.000 millones de dólares) de activos rusos congelados por los aliados occidentales tras la invasión de febrero de 2022, como garantía para otorgarle un crédito de 50.000 millones de dólares a Kiev.The nations of the G7 are more unified than ever. pic.twitter.com/IAR97F89i5— President Biden (@POTUS) June 13, 2024Biden también confirmó que Estados Unidos no respalda que Ucrania utilice armas de mayor alcance para atacar el interior de Rusia, incluso después de que recientemente permitiera a Kiev realizar ataques limitados de corto alcance justo al otro lado de la frontera rusa."Tiene mucho sentido que Ucrania pueda eliminar o combatir lo que está pasando por esa frontera. En términos a las armas de largo alcance... no hemos cambiado nuestra posición al respecto", afirmó Biden Por otro lado, la agencia ANSA señaló, citando fuentes de seguridad, que Biden no asistirá a la cena que el presidente de Italia, Sergio Mattarella, ofrecerá esta noche en el Castillo Suizo de Brindisi a los Jefes de Estado y de Gobierno del G7.Según la agencia italiana, "el presidente de Estados Unidos estaría cansado por los compromisos que ha tenido que afrontar en los últimos días".Biden mantiene una agenda intensa que combina sus actividades oficiales como jefe de Estado -la semana pasada estuvo en Francia por el 80 aniversario del Día D- y su campaña por la reelección para las presidenciales del 5 de noviembre, en las que se volverá a enfrentar con Donald Trump.El estado de salud del mandatario es uno de los focos de esta campaña ya que, de ganar, terminaría su segundo mandato con 86 años. En el caso de Trump, concluiría su segundo gobierno con 82. Distintos episodios en los que se ha visto al mandatario demócrata confundido alimentaron el debate.Biden participa de esta cumbre del G7 encabezada por Meloni junto a los líderes de Francia (Emmanuel Macron), Alemania (Olaf Scholz), Canadá (Justin Trudeau), Japón (Fumio Kishida) y el Reino Unido (Rishi Sunak). La Unión Europea también participa en las discusiones como octavo miembro informal del grupo.Agencias ANSA, AFP y Reuters

Fuente: La Nación
13/06/2024 15:00

La inesperada polémica por el aborto que amenaza con opacar el liderazgo de Meloni en el G7 de Italia

BARI.- En una ubicación maravillosa, como el paradisíaco complejo turístico de Borgo Egnazia -una réplica del típico pueblito de antiguos muros de piedra blanca para multimillonarios, inmerso en 16 hectáreas de añejos olivares, a la vera del mar Adriático, para la ocasión inaccesible y blindado como nunca-, en una jornada de sol y treinta grados, Giorgia Meloni inauguró este jueves "su" G7 con los mejores auspicios. En efecto, según trascendió, ya estaría sellado un acuerdo para un préstamo de 50.000 millones de dólares a Ucrania, para alegría del presidente Volodimir Zelensky, quien fue recibido con abrazos y enorme respaldo por los "Siete Grandes". Sin embargo, en la cumbre también se coló una inesperada polémica.Aunque a Meloni se la vio radiante, con un elegante conjunto Armani color rosa, sonriente y consolidada como anfitriona de la cumbre que reúne a los jefes de Estado y de gobierno de los siete países más industrializados del mundo -Italia, Estados Unidos, Japón, Canadá, Reino Unido, Francia y Alemania, a los que se suma la Unión Europea-, estalló un incidente diplomático que podría opacar su resultado final.¿Qué pasó? Desde Bruselas se filtró que Italia, que preside este G7 que quiso mostrarle al mundo las bellezas de la región de Puglia (Apulia), habría pedido cancelar una referencia al derecho al "acceso legal al aborto seguro y legal y a los cuidados post-aborto".Esta mención ya había sido incluida por los "sherpa" -como llaman a los negociadores tras bambalinas de los diversos países- y ya figuraba el año pasado en el documento final de la cumbre del G7 que tuvo lugar en Hiroshima, Japón.Como no podía ser de otra manera, Francia, que en abril pasado se convirtió en el primer país del mundo que incluyó en su Constitución explícitamente el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, así como otros países -como Alemania y Canadá- pusieron el grito en el cielo. En abril pasado, el Parlamento europeo aprobó una resolución que pidió insertar el aborto seguro y legal entre los derechos fundamentales. También se mostró a favor de la referencia el entorno del presidente estadounidense, Joe Biden, que hizo del derecho al aborto una de las banderas de su campaña por la reelección, en contra de una de las "guerras culturales" que emprendió su rival republicano, Donald Trump.Para evitar un incidente, desde el gobierno italiano trataron de negar que Italia había pedido quitar la referencia al aborto del documento final. "Ningún Estado ha pedido eliminar la referencia relativa al aborto del borrador de las conclusiones del G7. Estamos en una fase en la que las dinámicas negociales aún están en curso. Todo lo que entrará en el documento final será resultado de tratativas entre los miembros del G7â?³, aclararon.Más allá de la débil desmentida, todo el mundo conoce la postura anti-aborto de Meloni, aunque dice reconocer el derecho a esta práctica. Su gobierno, en efecto, recientemente aprobó una más que cuestionada medida por la que pueden ingresar grupos pro-vida en las clínicas donde las mujeres abortan. La interrupción voluntaria del embarazo es legal en Italia desde 1978; pero, de hecho, es una práctica que suele ser obstaculizada ya que hay trabas burocráticas y la mayoría de los médicos son objetores de conciencia.El supuesto pedido de Italia de no incluir el derecho al aborto en la declaración final no sólo tendría que ver con la posición de Meloni y su partido, sino, sobre todo, porque se anotó una victoria al conseguir que por primera vez un Pontífice asistiera a la cumbre -mañana llegará Francisco para hablar sobre inteligencia artificial y paz-. Justamente por esta presencia estelar del papa del fin del mundo, la voluntad de Italia, según trascendió, sería "no herir la sensibilidad del papa Francisco", huésped ilustre, que, más de una vez condenó esta práctica y que incluso llegó a compararla con la contratación de un sicario.CuestionamientosEl tema del derecho al aborto supuestamente suprimido de la declaración final abrió, así, grandes interrogantes e incluso le dio pie a la oposición de centroizquierda para atacar a la anfitriona de la cumbre."Meloni se presenta frente a los demás jefes de Estado y de gobierno poniendo en discusión un derecho fundamental de las mujeres como es elegir sobre su propio cuerpo", denunció Elly Schlein, líder del Partido Democrático, el principal de centroizquierda. "No hacemos nada con una primera ministra mujer que no defiende los derechos de las demás mujeres de este país", clamó, hablando de "vergüenza nacional para el país" y exigiendo que les pidiera disculpas.Aunque no era el tema de la primera jornada de la cumbre -en la que África, el cambio climático y el desarrollo, y las guerras en Ucrania y de Israel contra Hamas en Gaza estuvieron sobre la mesa-, la polémica dominó también entre los sherpas y los más de 800 periodistas llegados desde todo el mundo para cubrir el G7. ¿Qué hará finalmente Meloni, quien desde que asumió el poder, a fines de 2022, sorprendió por su pragmatismo a la hora de discutir los grandes temas, alineándose, por ejemplo, con la postura en total respaldo a Ucrania desde la invasión a gran escala perpetrada por la Rusia de Vladimir Putin (amigo de su vicepremier y ministro de Infraestructura, Matteo Salvini)? ¿Hará primar la razón de Estado o sus convicciones ideológicas?Por lo pronto, su cuñado y ministro de Agricultura, referente de su mismo partido, Hermanos de Italia, consultado sobre la polémica, no ocultó su postura. "No sé si en un G7 en el que participa también el Papa es oportuno [incluir la referencia al derecho al aborto]", indicó. "Si decidieron no ponerlo habrá un por qué y un motivo más que compartible", agregó, al precisar que él no tenía por qué comentar sobre el asunto. "Si los presidentes de las grandes naciones, jefes de Estado y de gobierno decidieron no ponerlo en el documento, habrá buenas razones para no hacerlo", insistió.Un alto funcionario de la Casa Blanca, no obstante, remarcó que la posición oficial de la administración Biden al respecto es muy clara. "Él considera necesario que [en la declaración final] haya al menos un lenguaje que se refiera a lo que se hizo en Hiroshima en cuanto a la salud de las mujeres y sus derechos reproductivos". Por eso, "el comunicado final reiterará el compromiso tomado en Hiroshima", agregó, demostrando que es un tema que nadie va a dejar pasar así nomás.En las declaraciones finales de la cumbre de Hiroshima de 2023, las siete naciones habían coincidido en el "pleno compromiso para asegurar la salud y los derechos sexuales reproductivos completos para todos", y al "acceso al aborto seguro y legal y a los cuidados post-aborto".En la foto de familia que Meloni -aún eufórica por su victoria en las elecciones europeas-, se sacó este jueves con sus pares de las siete grandes democracias occidentales -Joe Biden, el canadiense Justin Trudeau (con quien Meloni en la cumbre de Hiroshima se había enfrentado sobre el tema de los derechos del colectivo LGBT), el japonés Fumio Kishida, el francés Emmanuel Macron, el alemán Olaf Scholz, el británico Rishi Sunak, y junto con la presidenta saliente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el del Consejo Europeo, Charles Michel-, la polémica no apareció. Cualquier subrepticia división fue tapada con grandes sonrisas.

Fuente: La Nación
13/06/2024 03:00

Fortalecida tras las elecciones europeas, Meloni abre una cumbre del G-7 plagada de desafíos

ROMA. - Aunque debería haberse tomado unos días de relax después de una campaña electoral agotadora, Giorgia Meloni al final no descansó las últimas jornadas que pasó, junto a su hija Ginevra, en el paradisíaco complejo turístico de Borgo Egnazia, en la Apulia, a la vera del mar Adriático y entre milenarios olivares.Allí, donde este jueves arranca una cumbre del G-7 como siempre blindada, que nunca se hubiera imaginado presidir hace tres años, la primera ministra -fortalecida a nivel interno y externo con el brillante resultado de las elecciones europeas- se la pasó trabajando, controlando cada detalle, cada aspecto logístico, porque, de buena anfitriona, quiere que su gran cita con otros líderes globales sea todo un éxito.En el encuentro participará por primera vez un pontífice -Francisco, invitado por Meloni-, así como el presidente argentino, Javier Milei, que tenía previsto partir anoche a Italia. El G-7 reúne a Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Japón e Italia.Aunque será un G-7 que se da en uno de los momentos más convulsionados del mundo -con la guerra en Ucrania y la de Israel y Hamas en la Franja de Gaza aún sin solución a la vista, la amenaza nuclear rusa siempre latente, la rivalidad Estados Unidos-China al rojo vivo-, para Meloni la cumbre de los países más industrializados del mundo es otra apuesta a futuro.La premier utilizará la cita de los integrantes al club de los países más ricos del mundo para seguir proyectando esa imagen de política pragmática, más moderada de lo que muchas cancillerías temieron cuando fue electa al frente de Hermanos de Italia -un partido posfascista, a fines de 2022-, y para seguir teniendo un rol cada vez más influyente a nivel internacional. Aunque el G-7 también será un test para Meloni. La primera ministra abrirá este jueves la cumbre revigorizada, es verdad, sobre todo después de los terremotos sufridos por otros dos líderes de miembros del G-7: el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, que perdieron sonoramente las elecciones europeas. Los desafíos por delante son evidentes.Más allá de la debacle franco-alemana en esos comicios, según analistas también hubo un ganador externo: el presidente ruso, Vladimir Putin, que descorchó champagne al ver cómo ganaron peso en los comicios para renovar el Parlamento Europeo partidos de extrema derecha "amigos" del jefe del Kremlin.Y esta cumbre del G-7 pondrá a prueba la "reputación global" de este formato que, bien o mal, representa a los países más importantes de Occidente, advirtió Piero Benassi, reconocido diplomático italiano. Más allá de la "photo opportunity", en efecto, habrá que ver si finalmente los países miembros del G-7 se pondrán de acuerdo sobre cómo utilizar los beneficios de los fondos rusos congelados después de la guerra, que deberían significar ayuda para Ucrania.Según fuentes informadas, este acuerdo estaría a punto de ser alcanzado. Aunque la Unión Europea (UE), que también participa del G-7, hizo saber que todavía hay "aspectos técnicos" que resolver: el nudo tiene que ver con los instrumentos y los canales para usar para recolectar en el mercado los 50.000 millones de dólares garantizados justamente por los activos rusos.Al lujosísimo complejo turístico de Borgo Egnazia llegará también el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, que insistirá en la necesidad de ulteriores armas para poder defenderse del agresor ruso. Un llamado que hará en vísperas de una cumbre en Suiza en la que volverá a tratar de convencer a más países posibles sobre la necesidad de una convergencia en la "fórmula de paz" pensada por Ucrania, que en uno de sus puntos exige la retirada de los rusos de la región del Donbass y de la península de Crimea ocupadas, algo considerado por todo el mundo muy difícil, sino una utopía.Ucrania no será el único rompecabezas. También se hablará de Medio Oriente, es decir, la guerra entre Hamas e Israel en Gaza. La semana pasada, los líderes del G-7 aprobaron una propuesta de acuerdo de paz que prevé un alto el fuego inmediato, la liberación de todos los rehenes secuestrados por Hamas el 7 de octubre, un aumento de la ayuda a los palestinos y la búsqueda de una solución basada en la coexistencia de dos Estados.Pero la propuesta, aprobada por Naciones Unidos e impulsada por Estados Unidos, sigue estando en alta mar: Hamas quiere que le aseguren que se detendrá la ofensiva militar de Israel, algo que Benjamin Netanyahu no quiere porque de detenerse la guerra pasaría a estar en riesgo su supervivencia política.También estarán sobre el tapete África, el cambio climático, el desarrollo, las migraciones y la seguridad económica. Esto último incluye discusiones sobre las tensiones en la región de Asia Pacífico, así como sobre las tensiones comerciales entre China y los países occidentales por las tecnologías verdes.Con la presencia estelar del papa Francisco -que se convertirá en el primer pontífice que pisa un G-7- el viernes por la tarde también se hablará del desafío que implica la Inteligencia Artificial (IA) y energía, un tema que impuso Italia.Es justamente a ese bloque sobre IA al que han sido invitados por Meloni Estados como el Vaticano y la Argentina, que no pertenecen al grupo, así como Brasil, Argelia, Jordania, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, la India y Mauritania (que preside la Unión Africana), entre otros."Antes que hablar de IA habría que hablar de inteligencia natural", bromeó el exarzobispo de Buenos Aires, al hablar con interlocutores sobre su futuro paso por el G-7, donde, según trascendió, también hablará de paz. Es justamente en este contexto de su cada vez mayor preocupación por un mundo que se encuentra en una "tercera guerra mundial en pedazos", que el Papa tendrá una reunión bilateral con Joe Biden y con al menos otros seis jefes de Estado.Como suele suceder en estos foros, las reuniones bilaterales -así como las informales- serán el plato fuerte de la cumbre, sobre todo en vista del nuevo brazo ejecutivo de la UE y de la apuesta de Macron a elecciones anticipadas.En uno de los lugares más exclusivos de la Puglia y en una cumbre donde casi todos los mandatarios irán acompañados por sus parejas, no faltarán momentos de esparcimiento, como la cena inaugural de cuatro pasos que Meloni, acompañada para la ocasión por el presidente italiano, Sergio Mattarella, ofrecerá este jueves por la noche en el espectacular castillo suabo de Brindisi.

Fuente: Perfil
12/06/2024 20:00

Javier Milei en el G7: tendrá reuniones con Macron, Meloni, Zelenski, Georgieva y el presidente del Banco Mundial

El presidente viaja hacia la ciudad de Bari para participar de la cumbre, el foro económico y político del que participan los presidentes más poderosos de occidente y que en esta edición su debate estará centrado en los desafíos que plantea la inteligencia artificial. Leer más

Fuente: Página 12
10/06/2024 20:56

Axel con el Papa, Milei con Meloni

Fuente: La Nación
10/06/2024 17:36

"Santa Giorgia": el irreverente Banksy italiano pintó a Meloni como una virgen

ROMA.- A pocas horas del nuevo triunfo de la premier italiana, Giorgia Meloni, en las elecciones europeas, el artista italiano aleXsandro Palombo, una suerte de Bansky italiano, famoso por su murales irreverentes y por no aparecer nunca, volvió a dar que hablar.En la famosa Piazza San Babila del centro de Milán, ciudad en la que vive desde hace más de 30 años, Palombo se hizo presente con un nuevo mural pop titulado "Santa Giorgia". Allí, la primera ministra, de 47 años, aparece representada como una virgen "laica", con una aureola azul con las estrellas amarillas de la bandera de la Unión Europa, mientras amamanta a una criatura.Se trata de una obra que enfrenta la cuestión de la natalidad, un tema urgente en Italia, uno de los países más viejos del mundo, que le preocupa especialmente a Meloni, según hizo saber en un comunicado Palombo. El artista recordó que hace pocas semanas la comuna de Milán rechazó una estatua dedicada a la maternidad y que recientemente Meloni habló en un encuentro sobre el tema que hubo en Roma, en el que lanzó un programa para aumentar los nacimientos en Europa, que enfrenta, también, un desafío demográfico."La maternidad ha estado desde siempre representada en la historia del arte y la figura de la mujer con su prole siempre significó el milagro de la vida", destacó el comunicado de Palombo, que recordó que cuando Meloni lanzó su candidatura testimonial para las elecciones europeas se definió como alguien "del pueblo". Fue así que decidió inmortalizarla como una Madonna, "exactamente como ocurría en el '600 cuando los protagonistas de los retratos sagrados y de las Madonnas realizadas por Caravaggio no eran figuras idealizadas e irreales, sino personas del pueblo, mujeres comunes, lindas 'popolane'", explicó.Meloni como Santa Giorgia del Banksy italianoEl artista callejero quiso invitar de esta forma a una reflexión sobre la baja natalidad y sobre la emergencia social que golpea con fuerza a Italia y a Europa.Maria Rita Testa, docente de demografía de la Universidad Luiss de Roma, al ser consultada sobre esta nueva obra callejera, subrayó que "en las sociedades actuales, la abundancia colma los deseos vitales y reorienta las prioridades de los jóvenes hacia objetivos individualistas de corto plazo". "La transmisión de los propios genes a las generaciones futuras, en otro momento fundamental, está subordinada a la búsqueda de seguridad inmediata y a la realización de uno mismo", agregó la experta, que indicó que "los jóvenes oscilan entre la riqueza y la incertidumbre y durante su recorrido, ante el riesgo, eligen la procreación sólo cuando la reconocen como promesa de estabilidad futura"."Cuando una especie se vuelve peligrosamente sobrepoblada, normalmente se la protege disminuyendo de alguna forma la tasa de natalidad", opinó, por su parte, el científico británico Desmond Morris, zoólogo, etólogo y pintor británico, autor del best seller El mono desnudo (1967).No es la primera vez que Palombo decide utilizar la figura de Meloni, líder del partido posfascista Hermanos de Italia. En mayo de 2023, sacó a la luz otro mural que tenía como protagonista a la primera ministra, en efecto. Titulado Power is Female, reflexionaba esa vez sobre la delicada cuestión de la maternidad subrogada, que Meloni quiere convertir por ley en un delito universal. Allí se la veía, de espaldas, junto con Elly Schlein, la líder del Partido Democrático, el principal de centroizquierda, las dos embarazadas, pero con una leyenda muy distinta sobre su vientre: "My uterus my choice", en el de Schlein, que respalda el alquiler de vientres siempre y cuando esté reglamentado y sobre el de Meloni, que está en contra e incluso del aborto, "Not for rent".Hace unas semanas, cuando Meloni anunció su candidatura para las elecciones para renovar el Parlamento europeo, Palombo había hecho aparecer a Meloni como Marilyn Monroe, con el legendario vestido blanco que se levantaba, desvelando paños menores con la bandera de la UE. Esa obra, como pasó con muchas otras en el pasado, fue enseguida vandalizada, por lo que el artista reaccionó a esto transformando a la premier en Wonder Woman.

Fuente: La Nación
10/06/2024 16:36

Elly Schlein, la otra mujer que salió fortalecida en Italia y se convirtió ahora en la principal rival de Meloni

ROMA.- Se esperaba el triunfo de Giorgia Meloni en las elecciones europeas, en las que Hermanos de Italia obtuvo el 28,81% (casi tres puntos más que en las elecciones de fin de 2022), un resultado que indicó que la luna de miel no ha terminado y que fortaleció a la primera ministra italiana tanto puertas adentro como puertas afuera, es decir, en cuanto a su rol en la futura Unión Europea (UE).Lo que no se esperaba era que otra mujer, Elly Schlein, líder del Partido Democrático, el principal de la oposición de centroizquierda, resultara también ganadora de esta cita electoral para elegir a los 76 miembros italianos del Parlamento europeo, pero con repercusiones locales.Como Meloni, de 47 años, también Schlein se jugó al todo o nada en estos comicios. Como ella presentó una candidatura testimonial y, superó los mejores pronósticos. Obtuvo el 24,8%, un resultado que definió como "extraordinario", con el que consolidó su liderazgo en un partido al frente del cual fue electa en marzo del año pasado, siempre lacerado por internas.Para Schlein se trataba de su primer test electoral. Y la polarización a la que la enfrentó Meloni, otra mujer, le vino bien. Con ese 24,8 % que nadie esperaba, revitalizó al PD, que creció en forma sensible con respecto a las últimas elecciones nacionales, cuando había obtenido un magro 19% y a las anteriores europeas de 2019, cuando había obtenido un 22,6%.La buena performance de Schlein significó un clamoroso derrumbe para el Movimiento Cinco Estrellas del expremier, Giuseppe Conte, que cosechó apenas un 9,99%, en la peor elección de su historia."Es una bella jornada para el PD", dijo este lunes Schlein, que en la conferencia del día después de elecciones que la fortalecieron, destacó que "el PD es el partido que más ha crecido" y agradeció al equipo que hizo posible este salto hacia adelante. "Esto quiere decir que la distancia con Hermanos de Italia y Giorgia Meloni se ha reducido a sólo un millón de votos", agregó. "El mensaje es claro: Giorgia Meloni estamos llegando", celebró.Igual de exultante apareció Meloni, cuando al aparecer ante la prensa a las dos de la mañana de un largo domingo electoral, festejó ese haber ido más allá del 26% cosechado en las elecciones que la catapultaron en el poder, que se había impuesto como objetivo mínimo de elecciones que planteó como un referéndum sobre sus 18 meses de gestión. "Esta noche es más linda que la de hace dos años. Entonces éramos una esperanza, hoy una realidad. Nos han visto llegar, pero no pudieron detenernos", se jactó."No los hemos aún detenido, pero ciertamente los hemos demorado", le retrucó Schlein, que, si bien admitió que Hermanos de Italia creció a nivel porcentual, insistió en que no lo hizo a nivel absoluto. Además, contó que las dos mujeres que dominan ahora la política italiana habían hablado por teléfono para felicitarse mutuamente, "como es normal" que suceda entre líderes de fuerzas políticas.Dentro de la coalición de gobierno, liderada lejos por Hermanos de Italia, también salió bastante bien parado el actual canciller y vicepremier Antonio Tajani, al frente de Forza Italia. Muchos temían que este partido, tras la muerte hace un año de su creador, el magnate y expremier Silvio Berlusconi, pudiera desaparecer, fagocitado por la Liga del también vicepremier y ministro de Infraestructura, Matteo Salvini. Pero Tajani, un moderado y con posiciones europeístas y anti-Putin, a diferencia de Salvini, logró el "sorpasso": Forza Italia (que pertenece al grupo de los Populares Europeos) superó con el 9,61% a la Liga de Salvini, que obtuvo un 9%.Mientras analistas subrayaban la estabilidad del gobierno de Meloni en Italia -país famoso por su crónica inestabilidad-, sobre todo comparado con los otros dos grandes países de Europa como Francia y Alemania, donde las elecciones europeas causaron un terremoto político, causaba preocupación la abstención récord que hubo en la península, del 49,68%. Un dato que significó que, por primera vez en la historia, más de un votante de dos habilitados para votar, no lo hizo.Además, destacaban que, si bien los partidos de la coalición de gobierno obtuvieron un 47%, los que en el Parlamento se oponen, aunque divididos, superan el 48%, Y que el gran éxito de la premier no significa que tenga un país a sus pies, sino un país partido en dos.Por otro lado, subrayaban que, si bien Meloni triunfó en Italia, en Europa se encontró con un contexto menos favorable del que podía esperar. De hecho, los tres grupos tradicionales de la mayoría europeísta (Populares, Socialistas y Liberales), más allá del avance de fuerzas de derecha y derecha extrema, mantuvieron su poder, disminuyendo la relevancia estratégica del grupo europeo de Hermanos de Italia.

Fuente: La Nación
09/06/2024 20:18

Elecciones europeas: Meloni sella una victoria que la empodera en el bloque, pero aún más en Italia

ROMA.- Quiso que las elecciones europeas fueran un virtual referéndum sobre sí misma para fortalecerse a nivel interno y externo. Y así fue. La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, que se había presentado como candidata testimonial de su partido posfascista, Hermanos de Italia y había llamado a los electores a escribir "Giorgia" en las papeletas -aún sabiendo que jamás iría a Bruselas-, logró su objetivo.Después de 18 meses en el poder, en efecto, según los primeros sondeos de boca de urna de SkyTg24 You Trend, nada ha cambiado para Meloni y su partido, que habría cosechado el 26,5% de los votos, sigue siendo el más votado por los italianos.Los exit polls indicaron, así, que, de acuerdo con esos vientos de derecha que soplaron en toda Europa, Meloni no sólo superó a los partidos de la oposición de centroizquierda, sino también y sobre todo, a sus aliados en la coalición de centroderecha, que casi triplicó ya que Forza Italia habría obtenido el 9,5%, superando, por poco, a la Liga de Matteo Salvini (9%).En una decisión estratégica, Meloni, de 47 años, había decidido a fines de abril pasado involucrarse personalmente en estos comicios presentándose como candidata testimonial en las cinco circunscripciones italianas, bajo el lema de campaña "Con Giorgia, Italia cambia Europa". "Me presento como candidata para que quede claro que el 8 y el 9 de junio se votará para darle aún más fuerza a nuestro gobierno y a Italia en Europa y lo hago porque siempre me consideré un soldado: los soldados, cuando tienen que hacerlo, no dudan a ir a la primera línea", aseguró. "Si aún creen en mí, escriban solo Giorgia" en la papeleta "porque sigo siendo solamente una de ustedes, a quien pueden tutear sin formalismos y sin distancia. No me va a cambiar la política, no me voy a aislar. Pero necesito saber una vez más si vale la pena hacer la vida que hago, sólo me interesa el juicio de los italianos", explicó, al lanzarse en primera persona en estos comicios, vistos por muchos como virtuales elecciones de medio término.Ese llamado a votar a "Giorgia" también significó un modo para polarizar al máximo la competición con la mujer que es la líder del bando contrario, es decir, la líder del Partido Democrático (PD), Elly Shlein. Shlein, que también fue candidata testimonial -algo mal digerido por muchos en su partido-, llevó al PD a sacar un 23%, siempre según la misma encuesta preliminar de SkyTG24 y tener una mucho mejor elección con respecto a las elecciones de fines de 2022, superando de varios puntos al Movimiento Cinco Estrellas del ex premier Giuseppe Conte (12,5%), que tuvo una peor performance.Más allá del PD, el principal partido de la oposición de centroizquierda, en verdad lo que más le interesaba a Meloni, en el poder desde fines de 2022 al frente de una coalición junto a otros dos partidos de derecha, Forza Italia del fallecido Silvio Berlusconi y la Liga de Matteo Salvini, era dejar en claro quién manda. Objetivo que también logró con creces, ya que Hermanos de Italia, de confirmarse los primeros datos, como había ocurrido en los comicios nacionales, dejó en ridículo a estas dos fuerzas y sobre todo a su máximo competidor interno, es decir, su aliado, pero adversario, Salvini, vicepremier y ministro de Transporte e Infraestructura de su gobierno.A diferencia del también vicepremier y canciller, Antonio Tajani, que también optó por presentarse como candidato testimonial de Forza Italia, Salvini jugó otra carta y no cedió a esta costumbre bien italiana de presentarse como falso candidato. En una movida más que disruptiva, que causó un terremoto interno en la Liga, decidió poner como candidato en las cinco circunscripciones, a Roberto Vannaci, un personaje de lo más polémico. Se trata de un exgeneral del Ejército que a mediados del año pasado repentinamente saltó a la fama a través de un libro, Il mondo al contrario ("El mundo al revés"), de contenido machista, xenófobo y homófobo, que se convirtió en un fenómeno editorial. Vannacci no resultó una buena apuesta de Salvini, que logró que el legendario "senatur" Umberto Bossi, el creador de la antes llamada Liga Norte hace cuarenta años, de 81 años, anunciara que dejaba de votar por su partido, en una estocada a Salvini. "La Liga ha sido traicionada", dijo Bossi, que hizo saber que iba a votar por Marco Reguzzoni, exjefe de la bancada de la Liga en Diputados, que se presentó como candidato independiente de Forza Italia, el partido de su viejo amigo Berlusconi.El voto no es obligatorio en Italia, país que eligió a 76 diputados de los 720 del Europarlamento y que fue el último de Europa en cerrar las urnas este domingo a las 23 y donde también pudo votarse el sábado. Tal como se temía hubo una abstención récord: de los 51 millones de personas habilitadas, se presentó solamente un 51% según las primeras estimaciones, una caída histórica con respecto al 56,1% de las elecciones europeas de 2019. "Deberían hacer votar un día de semana, no un fin de semana y cuando ya parece verano, con más de 30 grados: muchos se van a la playa", comentó a LA NACION Mariana, fiscal de una mesa electoral desierta de una escuela del centro de Roma.

Fuente: Clarín
09/06/2024 19:36

Italia: la primera ministra Giorgia Meloni y su partido se impondrían en las elecciones europeas

Hermanos de Italia obtendría entre un 26 y un 30% de los votos, según el sondeo de boca de urna difundido al cierre de los colegios por la televisión pública RAI. En segundo y tercer lugar se encuentran el Partido Demócrata (PD, centroizquierda), que podría obtener entre un 21 % y un 25 %, y el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), con entre el 10 % y el 14 %.

Fuente: La Nación
09/06/2024 01:36

Elecciones en la UE: Giorgia Meloni, de euroescéptica a ganar protagonismo en la política del bloque

ROMA.- ¿Quién hubiera dicho años atrás que la otrora euroescéptica Giorgia Meloni, líder de un partido posfascista y primera mujer que llega a ser jefa de gobierno de Italia, pasaría ser una jugadora clave en el futuro de la Unión Europea (UE)?Esa es una de las grandes sorpresas de estas elecciones europeas. Más allá de que en todos los países las votaciones para renovar el Parlamento europeo tendrán repercusiones internas y servirán para medir los consensos a nivel local, lo que pasará en Italia será crucial también para la UE. Meloni, en efecto, no solo confirmará su liderazgo nacional y dentro de la coalición que encabeza, según sondeos, sino que también pasaría a ser una figura determinante para la futura arquitectura del bloque, en un momento convulsionado del Viejo Continente, marcado a fuego por la guerra en Ucrania.No casualmente la prestigiosa revista británica The Economist -famosa por haber puesto en tapa dos veces al difunto magnate y expremier Silvio Berlusconi, a quien definió como "no apto" para gobernar a Italia-, en su última edición catapultó en su portada a Meloni, junto a otras dos mujeres protagonistas de estos comicios: la alemana y actual presidenta saliente de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y la francesa Marine Le Pen, líder de la ultraderechista Agrupación Nacional."Las tres mujeres que plasmarán a Europa", tituló el semanario, que colocó a la premier italiana, de 47 años, en una posición privilegiada: al centro, con Von der Leyen de un lado y Le Pen del otro, que la observan. Con esa imagen subrayó el rol central que podría jugar Meloni con el resultado de su partido, Hermanos de Italia, en estas elecciones, en el marco del proyecto de unir las fuerzas moderadas y conservadoras para cambiar la actual mayoría de Bruselas. Esta está formada por el Partido Popular Europeo (PPE, de centroderecha y posible ganador, según sondeos), los Socialistas y Democráticos (S&D, que podrían terminar segundos) y los liberales macronistas de Renovar Europa.Así como se descuenta que el partido de Meloni se confirmará como el primero en Italia, según los sondeos, lo mismo ocurriría con el partido de Le Pen en Francia, y en Alemania con el CDU conservador de Von der Leyen, candidata del PPE a un segundo mandato de cinco años.El PPE está tentado a no reeditar la denominada "mayoría Ursula" -junto a los socialistas de S&D y Renovar Europa-, sino abrirse a una parte del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), que integra Meloni. Una política cada vez más influyente, que dejó atrás el euroescepticismo de los primeros tiempos.La primera ministra italiana, en efecto, se mostró pragmática desde que asumió el poder a fines de 2022, después de arrasar en las elecciones al frente de una coalición junto a Forza Italia y a la Liga, pese a haber sido la única que jamás respaldó al gobierno de unidad de su antecesor, el prestigioso economista y expresidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi. Consciente de que Italia a nivel económico-financiero depende de la UE y del gigantesco préstamo que le otorgó para volver a levantarse después de la pandemia, siguió a rajatabla las líneas de Draghi. Y tejió óptimas relaciones con Von der Leyen, al frente del brazo ejecutivo de la UE.No por nada en su cierre de campaña, anteayer, en Alemania, todos notaron que Von der Leyen -que también se hizo muy amiga del presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, al igual que Meloni-, al recitar una lista de políticos y partidos de Europa que considera peligrosos por ser "populistas, extremistas y demagogos", colocó a Le Pen.Sin embargo, evitó mencionar a Meloni, también ultraderechista, a la que corteja desde hace meses. Le Pen es el principal referente del bloque de derecha Identidad y Democracia (ID), que también integra Matteo Salvini, líder de la xenófoba Liga, vicepremier italiano y adversario interno de Meloni. Los sondeos indican que, sumados, los partidos de extrema derecha europeos avanzarían, con un cuarto de los asientos del Parlamento de 720 miembros.Eso podría significar grandes cambios: retrocesos en cuanto a las políticas en favor del cuidado del ambiente; políticas migratorias y de pedido de asilo aún más restrictivas que las actuales, y más poder a los Estados en detrimento de las "interferencias" de Bruselas. Aunque, en verdad, los partidos de extrema derecha no forman un bloque compacto, sino que se caracterizan por tener diferencias importantes en diversas cuestiones, como, por ejemplo, con la invasión a Ucrania.Mientras unos son más pro Vladimir Putin (Le Pen, Salvini y el húngaro Viktor Orban), otros como Hermanos de Italia, de Meloni, están totalmente alineados con la UE en favor de Zelensky, de la integridad territorial de Ucrania y de la necesidad de enviarle armas para defenderse de la agresión rusa. Un tema que ha marcado a fuego estos comicios, al igual que la guerra que cumplió ocho meses entre Israel y el grupo terrorista Hamas en la Franja de Gaza.DilemaThe Economist, que en su portada puso al trío de mujeres encabezado al centro por Meloni, en un artículo destacó que nunca hubo mayor necesidad de "un liderazgo fuerte y unitario en Europa" que en este momento. "Ursula von der Leyen, Giorgia Meloni y Marine Le Pen sintetizan el dilema sobre cómo tratar el populismo", escribió.Al darle, de hecho, su endorsement a la candidatura de Von der Leyen a un segundo mandato, indicó a Meloni como aliada potencialmente decisiva para la nueva coalición que deberá formarse, mientras que cuestionó, en cambio, el rol de Le Pen, no solo por su xenofobia, sino además por su relación con Putin.El semanario británico, en efecto, consideró que los principales peligros que acechan al futuro de Europa son dos: la Rusia de Putin con su guerra a Ucrania y sus intrusiones cibernéticas; y el posible retorno a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump en las elecciones de noviembre próximo, en un contexto en el que aparecen en ascenso los "populistas euroescépticos".En este marco, Von der Leyen, descrita como "una conservadora alemana racional", según The Economist se merece otro mandato. "Ella hizo un buen trabajo al liderar una fuerte respuesta colectiva de la UE a la agresión de Putin y ayudando a profundizar la cooperación europea en un momento crucial" sobre cuestiones como la de la deuda común.Con respecto a Meloni, la publicación británica recordó su creciente sintonía con la presidenta de la Comisión Europea en cuanto a políticas migratorias (viajaron juntas a países del norte de África) y en cuanto a la necesidad de sostener a Ucrania "a diferencia de otros colegas de la derecha populista".Elogió el pragmatismo de Meloni y, visto su rol clave, sentenció que "no debe ser excluida por el grupo dominante político" europeo. En ese sentido, advirtió que la primera ministra italiana podría ser tentada a unirse con Le Pen, un escenario para The Economist no deseable: para evitarlo, "vale la pena tejer un acuerdo con ella", por Meloni, inesperada protagonista de estas elecciones europeas en tiempos turbulentos.

Fuente: Clarín
06/06/2024 21:18

Al final, Milei debutará en una cumbre multilateral, de la mano de su aliada Georgia Meloni

Algunos miembros del entorno presidencial dudaban del viaje, pero suspender la participación en el G7 era delicado y sensible para Milei por el respaldo que recibió siempre de Meloni.La asistencia en la cumbre en Suiza y la visita a Macron no están confirmadas.

Fuente: La Nación
29/05/2024 12:36

Un insulto-vendetta de Meloni sacude la campaña italiana para las elecciones europeas

ROMA.- En la misma semana que causó revuelo la filtración de una palabra ofensiva que se le escapó al Papa en una reunión a puertas cerradas con obispos italianos, también causó polémicas la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, que, para vengarse de un político de la oposición que la había insultado, sorprendió al soltar un epíteto, en una virtual "vendetta".Todo ocurrió en Caivano, localidad de la periferia degradada de las afueras de Nápoles, que en septiembre pasado fue teatro de una violación grupal por parte de menores de dos primas de 11 y 12 años que conmovió a Italia. Allí Meloni fue a inaugurar este martes un nuevo centro deportivo. Al saludar al gobernador de Campania, Vincenzo de Luca, opositor y que en febrero pasado la había llamado "stronza" ("sorete"), Meloni se vengó: al tenderle la mano, fulminándolo con la mirada y mientras una cámara filmaba todo, le dijo: "Presidente De Luca, soy esa stronza de la Meloni, ¿cómo le va?".ð??®ð??¹ð?¥?Así se presentó Giorgia Meloni ante un presidente regional que la había tratado de "stronza" (imbécil) en febrero: "Presidente de Luca, soy la imbécil de la Meloni. ¿Cómo estás?" pic.twitter.com/IfNmYiU6t2— El Economista (@ElEconomista_) May 28, 2024Petrificado, De Luca se limitó a contestarle "bienvenida, bien de salud", mientras Meloni siguió saludando a otras autoridades que la esperaban. De Luca, de 75 años y del Partido Democrático (PD), había llamado "stronza" a la premier el 16 de febrero pasado durante una manifestación en Roma, promovida por él, para protestar en contra del proyecto de autonomía diferenciada y para reclamar más fondos.La inesperada "vendetta" de Meloni  ocurrió cuando faltan 11 días para las elecciones para renovar el Parlamento europeo, el 8 y 9 de junio próximos, cita electoral en la que la premier se presenta como candidata testimonial (figura en las boletas pero todo el mundo sabe que, evidentemente, no irá a Bruselas) y que para ella significa un virtual referéndum sobre su gestión. Según coinciden todos los analistas políticos, el revuelo que causó el epíteto podría significarle cosechar más votos e ir más allá de ese 26% que le auguran los sondeos.Más allá de que Meloni quiso demostrar que volvió a hacer presente al Estado en un clásico barrio abandonado de la periferia de Nápoles, donde nueve meses después de un hecho espantoso inauguró un centro deportivo con teatro, anfiteatro, canchas de tenis, básquet, skate y pileta, también quiso dar un golpe de escena en la campaña electoral  y cosechar más consenso.No por nada, el video de ese apretón de manos sobrador de Meloni a De Luca, al parecer estudiado y planificado en todos los detalles, filmado incluso por su vocero, Fabrizio Alfano, fue enseguida subido a las redes sociales por Atreju, el sitio de Hermanos de Italia, con la frase: "¡Giorgia enseñanos a vivir!".El video se hizo enseguida viral, dio titulares en noticieros de radio y televisión y alimentó la polémica entre la opinión pública.Lejos de pensar que ese saludo-venganza de "soy esa stronza de Meloni" y el consecuente enfrentamiento entre ella y De Luca iba a opacar la inauguración del nuevo centro deportivo de Caivano, una promesa mantenida por su gobierno, en el equipo mediático de Meloni estaban exultantes. De hecho, no ocultaban su felicidad ante el hecho de que se había viralizado el video de ese momento, algo que, en campaña electoral, significa haber centrado el objetivo.Como era de esperar y después de haber quedado anonadado, De Luca reaccionó recién este miércoles a lo que el diario La Repubblica definió "una trampa" de la premier: "He visto que Meloni evidentemente quiso comunicar su nueva y verdadera identidad y nosotros no podemos que coincidir obviamente", replicó.De Luca su Meloni: "Ci ha tenuto a comunicare la sua vera identità" ð??? https://t.co/aGQAFRc9TY pic.twitter.com/TGS25HDtAt— Tg La7 (@TgLa7) May 29, 2024Y reveló que ayer, en verdad, no se había dado cuenta del epíteto: "Ayer no oí las cosas dichas por la premier, oí solamente cuando se acercó para preguntarme cómo estaba y de hecho yo le contesté 'bien de salud y bienvenida'", evocó. "Me enteré por la tarde por las redes sociales que la actuación había comenzado unos metros antes, pero, sinceramente, no había oído. Me enteré por las redes sociales de la refinada elegancia con la que se acercó al presidente de la región Campania que estaba ahí para recibirla y darle la bienvenida", disparó.Al margen de la polémica por el insulto-vendetta, en verdad nadie se escandalizó en Italia, donde, como recordaron todos los diarios, siempre hubo políticos que, para llamar la atención y hacer que el electorado los sienta más populares, hicieron gala de lenguaje soez: por ejemplo, en un episodio memorable, el fallecido expremier y magnate Silvio Berlusconi llamó "coglioni" (boludos) a los italianos que no lo votaban, en vísperas de las elecciones de 2006 que terminó ganando su rival de siempre, Romano Prodi.

Fuente: Clarín
25/05/2024 07:36

Giorgia Meloni, la primer ministra de Italia que extraña el viejo Calcio y es acusada de "camisetera" por cambiar a Lazio por Roma

El poco conocido costado futbolero de la "dama de hierro" que gobierna Italia.¿Quiere llevar su política anti-inmigratoria a las canchas de su país?

Fuente: La Nación
19/05/2024 16:36

Con Javier Milei de espectador, Giorgia Meloni llamó a una Europa "en decadencia" a recuperar su orgullo e identidad

ROMA.- No participó en forma presencial, pero la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, dijo de todos modos "presente" este domingo en la cumbre de derecha Europa Viva 24, organizada por el líder del partido de extrema derecha Vox, de Santiago Abascal.Presentada en el estadio de Madrid como "la mujer que ha transformado la política de Italia y una esperanza para todos los patriotas europeos", Meloni intervino por la mañana en videoconferencia desde Roma, después de sus colegas Viktor Orban, primer ministro de Hungría y de la francesa Marine Le Pen, líder de Reunión Nacional y antes del presidente argentino, Javier Milei.Ostentando un buen español, en su discurso de 15 minutos Meloni tocó varios temas que son caballito de batalla de la derecha, que están en el centro de la agenda de los conservadores en vista de las elecciones europeas del 8 y 9 de junio próximo, que podrían cambiar el equilibrio actual.Il mio intervento di questa mattina a #VIVA24 pic.twitter.com/2Hj2JSLBtO— Giorgia Meloni (@GiorgiaMeloni) May 19, 2024Meloni, que recibió en febrero pasado a Milei, que invitó a la cumbre del G7 que tendrá lugar a mediados de junio en Apulia -donde también estará el papa Francisco-, arrancó su discurso agradeciendo especialmente a los jóvenes presentes, que "tuvieron el coraje de no dejarse influenciar por el pensamiento único dominante" y que decidieron "que los valores conservadores serían los pilares de nuestra vida"."Ustedes son el único futuro posible para Europa, un continente cansado, remisivo, consentido, que pensó que podía intercambiar su identidad con la ideología, la libertad con la comodidad y que hoy paga inevitablemente el precio de sus decisiones", denunció. "Pero no todo está perdido. Cuando la historia llama, los que son como nosotros no se echan para atrás", arengó.Al igual que Milei, recordó tiempos pasados junto a Abascal. "Querido Santiago, amigo mío. Comenzamos en 2019 nuestro camino común en el Parlamento europeo. Desde el primer momento intentaron denigrarnos, trataron de aislarnos, de dividirnos. Pero terminaron reforzándonos. Decían que no íbamos a estar a la altura, que queríamos destruir a Europa (â?¦), que nunca íbamos a ser creíbles. Pero mientras ellos se regodeaban con sus certezas, nosotros trabajábamos y ganábamos terreno, credibilidad, espacios", evocó."Y acá estamos. Aún juntos", agregó Meloni, que destacó que su partido, Hermanos de Italia, hoy es el primero de la península y que ella llegó a ser la primera jefa de gobierno de derecha de Italia y, además, mujer. "Al mismo tiempo Vox se convirtió en el tercer partido español (â?¦) que tiene un gran futuro y que será decisivo para cambiar tanto Madrid como Bruselas", elogió.Acusó luego a la izquierda de ser la responsable de la decadencia de Europa. "Nuestro continente está viviendo una fase de gran incertidumbre, de decadencia, y necesita de nosotros", aseguró. "La izquierda europea, principal responsable de esta decadencia, nos acusa de querer destruir a Europa. Pero la mentira siempre es una buena noticia porque miente siempre quien necesita ocultar algo", disparó.Acto seguido, dijo que las "recetas absurdas, el centralismo ideológico y la ausencia de visión" de la izquierda fueron lo que llevó al "fracaso" la Unión Europea (UE), que definió "un gigante burocrático que pretende regular cada aspecto de nuestra vida mientras aún es incapaz de darse una misión geopolítica"."Nosotros queremos y podemos construir una Unión Europea distinta y mejor a la de hoy", aseguró Meloni, que desde que llegó al poder, a fin de 2022, construyó una relación y se hizo amiga de la presidenta de la Comisión europea, Ursula von der Leyen.Luego de llamar a la UE a defender sus fronteras externas "en lugar de obligar a sus ciudadanos a recibir masas de inmigrantes irregulares en contra de su voluntad", Meloni reivindicó su política migratoria, marcada en la cooperación con los países africanos, la lucha a los traficantes de seres humanos y acuerdos con terceros países para procesas los pedidos de asilo (como el polémico acuerdo que selló con Albania), según destacó.Arremetió luego conta las políticas ambientales de la UE. "En estos años la UE pretendió decidir lo que podíamos o no podíamos comer, cómo debíamos o no refaccionar nuestras casas, qué autos podíamos o no manejar, qué tecnologías podías usar nuestras empresas", se quejó. "Usaron la coartada de la defensa de la naturaleza para darle vida a un ataque a nuestra libertad que nosotros tenemos que rechazar", clamó. "Defenderemos a nuestros agricultores, a nuestros pescadores, a nuesrta manufactura, a nuestras pequeñas y medianas empresas, a nuestra industria de este ataque sin precedentes", prometió, combativa. "Y los defenderemos para defender a Europa, porque a Europa la hicieron ellos, con su trabajo, su sacrificio, su creatividad", sumó Meloni, que se presenta como candidata testimonial de su partido en las elecciones europeas.La premier italiana llamó a la UE a recuperar el orgullo de su historia y de su identidad. "Nos seguiremos oponiendo con fuerza a todos los intentos de negar o cancelar nuestras raíces culturales, a partir de las cristianas", aseguró. "Nos opondremos del mismo modo a quien quiere poner en discusión la familia, pilar de nuestra sociedad, a quien quiere introducir la ideología de género en las escuelas, a quien quiere favorecer prácticas inhumanas como la maternidad subrogada", agregó. En este marco, recordó que, gracias a su partido, el Parlamento está por aprobar una ley que define el alquiler de vientres un delito universal, es decir, perseguible en Italia, aunque sea cometido en el exterior.Tras destacar que Europa se encuentra en vísperas de un voto decisivo, que por primera vez podría determinar el fin de mayorías "innaturales y contraproducentes", llamó finalmente a luchar hasta el último día de campaña electoral "porque ningún cambio es posible" sin los conservadores europeos. "Nosotros somos el motor y los protagonistas del renacimiento de nuestro continente", arengó. "¡Viva Italia! ¡Viva España! ¡Viva los conservadores europeos!", concluyó.

Fuente: Ámbito
06/05/2024 21:46

La liga de Italia se alza contra proyecto de Giorgia Meloni de vigilar sus cuentas

Los 20 clubes de fútbol de la liga de Italia se manifestaron contra el proyecto gubernamental de crear un institución que supervise sus finanzas.




© 2017 - EsPrimicia.com