marsella

Fuente: La Nación
03/02/2018 00:00

Marcelo Bielsa y sus salidas tumultuosas: la demanda que puede quebrar a Lille y los cortocircuitos en Marsella y Lazio

Francia recordará a Marcelo Bielsa . Por el fútbol exhibido en Marsella -y no en Lille , su último equipo-. Pero, sobre todo, por sus excentricidades. Primero fue el Bielsamóvil, una especie de carro multiuso que tenía pantallas y le servía para analizar jugadas en tiempo real. Lo instaló durante su primera etapa en el Olympique. El hecho de que hubiese conseguido hacer jugar bien a ese equipo (un grande venido a menos en los últimos años) le valió el contrato con Lille, que lo llevó para intentar competir por un puesto en Europa. El experimento salió mal, aunque una foto suya recorrió el mundo: en ella se observa al entrenador en la platea, pero a una altura superior al de los asientos normales. Se había hecho construir un escritorio para que no le quedaran puntos de la cancha sin ver. Y para poder tomar nota de esas observaciones.




© 2017 - EsPrimicia.com