boliche

Fuente: La Nación
20/10/2021 04:36

El Boliche de Alberto. Secretos y anécdotas de la parrilla más popular de Bariloche

Alberto Pérez llegó a Bariloche en la década del 80. (Mariana Eliano/)San Carlos de Bariloche, octubre de 1995. "¡Qué pena dejar Argentina sin haber comido buena carne!", comenta el entonces presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León, alojado en un hotel cinco estrellas. "¿Cómo puede ser?, señor", acota su chofer. "Nosotros sí comimos buena carne", esboza mientras el resto de la comitiva asiente y, acto seguido, le propone: "Si quiere, camino al aeropuerto, paramos en El boliche de Alberto". Porque la última jornada de la V Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado podía tener un cierre impensadoâ?¦ Con Carlos Menem como anfitrión, además del mexicano en Argentina estaban el paraguayo Juan Carlos Wasmosy, Felipe González y el rey Juan Carlos I de España, el brasileño Fernando Henrique Cardoso, el chileno Eduardo Frei, el colombiano Ernesto Samper y Fidel Castro, por Cuba, entre otros. Y de la tierra del asado, nadie quería volverse sin haber comido buena carne.El negocio de los Pérez es un clásico de Bariloche que Alberto maneja con su mujer, Susana. (Gentileza Alberto Pérez /)"Llamaron por teléfono y vino la gente de seguridad y protocolo de Zedillo. Extremaron las medidas porque había asumido después del asesinato del principal candidato, en plena campaña. Estaba amenazado de muerte y ¡más vigilado que Fidel Castro! Me advirtieron que no le hablara directamente, que me mantuviera siempre a distancia", rememora 25 años después Alberto Pérez, dueño de la parrilla más popular de Bariloche. Y con sus impecables 82 años, agrega: "Entró por la puerta y lo primero que dijo al verme fue: '¿Tú eres Alberto?'. Se acercó hasta la parrilla, me abrazó y me preguntó qué corte le recomendaba. Le serví un bife de chorizo, porque el mío es mundialmente famoso. Al rato, desde la mesa, gritaba: 'Alberto, ¡otro bifacho!' Los de protocolo no entendían nada".El bife de chorizo es de los platos más requeridos en El boliche de Alberto. (Mariana Eliano/)Sentado en la oficina de la parrilla que hoy funciona en la calle Elflein, Alberto Pérez elige aquella anécdota para celebrar sus 40 años en Bariloche y toda una vida de parrillero. Cuenta que además del mexicano, a la parrilla fueron a comer otros varios mandatarios latinoamericanos cuando se corrió la bola de que ahí estaba la mejor carne de la Patagonia. Comenta que la localidad se vio alterada como nunca antes, entre cortes de ruta y francotiradores, "como en las películas".Alberto Pérez aprendió el negocio de la parrilla con sus tíos. (Mariana Eliano/)"Nací en Lanús y después me fui para el centro. Aprendí el trabajo de la parrilla con mi tío. Tuvimos una muy famosa, La Estancia, con las dos vacas de mentira en la puerta. Quedaba en el centro. Estuvimos entre Independencia y Entre Ríos, y también por Corrientes y Montevideo. Éramos cuatro socios", cuenta Alberto. Además agrega que antes se recibió de técnico matricero en la Siam y que viajó por buena parte de nuestra Argentina.Durante la visita del presidente mexicano Ernesto Zedillo. (Gentileza Alberto Pérez/)Con los recuerdos intactos y muchas ganas de transmitir su experiencia, relata cómo fue que a los 40 años aterrizó en Bariloche. "La situación del país estaba muy mal y me iba a ir a vivir a Norteamérica. Pero un amigo me dijo: 'Venite a Bariloche'. Yo conocía y me gustaba. A Susana, mi señora, también. Llegué sin nada. Tenía solo un Citroen 3CV y alguito de plata", apunta. "Buscamos un lugar para instalar la parrilla, con seis mesas, y lo encontramos a 20 kilómetros de Bariloche, en Dina Huapi", precisa. "Empecé con los camioneros, porque en Dina Huapi estaba la aduana. Metí la parrilla en una prefabricada. Era de una señora, que ni me alquilaba. Habíamos hecho un arreglo: mi esposa le cuidaba un quiosco. Es que la gente acá es muy buena y me ayudó mucho", apunta el asador que hoy ya no está en Dina Huapi, pero que tiene la parrilla de Elflein, otra sobre la calle Villegas, y un restaurante de pastas. Además, cuenta con cuatro franquicias entre Buenos Aires, Neuquén y Puerto Varas, Chile.El boliche de Alberto queda en Elflein 158. (Mariana Eliano/)¿Su secreto? "Trabajar, trabajar, trabajar", apunta para quitarle misterio al éxito. Pero metido en la charla desliza algunas claves, como que hace 30 años le compra la carne al mismo frigorífico. "No sirvo achuras. Hice lo mismo desde el primer día hasta hoy. Ofrezco bife de chorizo, lomo, vacío, asado, entraña, cordero, cerdo, chorizo y morcilla. Papa fritas y ensalada de tomate, cebolla, lechuga, zanahoria y huevo. ¿De cocina? Nada. No vendo ni un huevo frito. Por eso no tengo cocinero. Solo ayudantes de cocina que cortan las verduras, hacen los postres y cafés. Ofrecemos buenos helados, flan casero, budín de pan, arroz con leche y la Copa Alberto, que sale mucho, porque son las bochas de helado con frutos regionales y dulce de leche", resume Pérez, acostumbrado a transmitir los saberes de su metier.En El boliche de Alberto sirven carne con papa fritas o ensaladas. (Mariana Eliano/)Entonces hace referencia a otro detalle de su servicio. "El punto de la carne. ¡Qué tema! Mi sistema es personal. Porque cuando tenía la parrilla en Buenos Aires y éramos muchos trabajando, yo notaba que el mozo decía una cosa, el cliente otraâ?¦ 'La quiere más cruda' o 'Esto no está cocido'. La carne nunca llegaba en el punto que la habían pedido. Entonces decidí que tiene que ir el parrillero a la mesa, preguntar y usar la memoria. Si estoy yo, la entrego con una pinza que todavía tengo. Sale jugosa, a punto o cocida. Son tres opciones. Nada de eso que dicen los franceses", señala Alberto, el parrillero que desde hace cuarenta años es parada obligada de los que visitan Bariloche.El boliche de Alberto es un clásico de Bariloche. (Mariana Eliano/)Datos útiles:El Boliche de Alberto. Elflein 158. T: (294) 44-34564. Villegas 347. T: (294) 44-31433. Abre de lunes a domingos, de 12 a 15.30 y de 20 a 00 hs. Consultas por página web.

Fuente: Clarín
13/10/2021 18:53

Brutal golpiza patovica a un joven en Mendoza: lo dejaron inconsciente en la vereda del boliche

Valentín Suarez, de 19 años, había ido con un amigo a un recital. Tuvo una discusión en la zona VIP y fue atacado por el personal de seguridad del local.

Fuente: Clarín
13/10/2021 14:36

"Tenés que retirarte por tu sobrepeso": denuncian discriminación en un boliche de Córdoba

La joven estaba bailando cuando se le acercaron tres patovicas y le pidieron que se fuera porque "ocupaba mucho lugar".

Fuente: Perfil
05/10/2021 21:18

Crimen del DJ "Lele" Gatti: detuvieron al jefe de seguridad del boliche marplatense

La fiscal Andrea Gómez solicitó la orden de detención de Fernando Alberto Romito, de 39 años, ya que cuenta con pruebas en su contra. El crimen de Gatti ocurrió el domingo 26 de septiembre. Leer más

Fuente: Clarín
02/10/2021 15:06

Clima de fiesta y baile en las mesas: cómo fue la vuelta de la noche en un boliche del GBA

Tras el anuncio de Axel Kicillof, varios locales abrieron sus puertas. Pero las pistas estuvieron lejos de ser como en la pre pandemia.

Fuente: La Nación
29/09/2021 20:00

Quién era el DJ asesinado frente a un boliche por motochorros

MAR DEL PLATA. "Hay algo que no suena bien, ¿te ayudo?". Siempre con una sonrisa, atento a tiempo completo a lo que sonaba desde un lado y otro de las consolas, Leandro Gatti no tenía reparos en acercarse al colega para marcarle lo que creía que faltaba para el sonido perfecto que también quería disfrutar desde una pista de baile, la mesa de un bar o en una fiesta con amigos."Nos arrebataron a uno de los buenos", coincidían sus más cercanos el lunes, frente a la cochería donde despedían los restos del DJ de 32 años, asesinado por motochorros, que se había ganado nombre, reconocimiento y prestigio no solo por su habilidad para mezclar temas, sino también por su generosidad en el ambiente de los que le ponen música a la noche marplatense.Tenía magia en sus manos y un pentagrama en la cabeza que, a granel y con virtuosa armonía, imaginaba secuencias de notas y las volcaba desde los parlantes con las mejores combinaciones posibles entre variantes de ritmos techno.Reclamaron justicia tras el asesinato del DJ Leandro Gatti (Mara Sosti/)Referente y consultor obligado de sus compañeros de pasión, era de los que tenía un sí rápido y una ayuda a mano cada vez que alguno de ellos tenía un problema. ¿Faltaba un cable? Lele lo prestaba. ¿Un problema de conexiones o resistencias? Allí estaba Lele con una solución a medida.Era hijo único de padres mayores, hoy sin consuelo. La música fue su pasión desde pequeño. Era técnico en electrónica y mientras gestaba las primeras habilidades entre compact disc, vinilos y soportes digitales se profesionalizó como sonidista. Daba respaldo en eventos para que todo se escuchase bien.Narcovuelos: secuestran en una estancia de Entre Ríos un avión que volaba con cocaína a UruguayComo DJ tocó en Sobremonte, GaP, Pinar de Rocha, entre tantos. También llevó su música a otros boliches de la ciudad de Buenos Aires y el conurbanos, donde dejó huella y mucho más que buenos recuerdos. Ahora era el responsable de las consolas y la técnica de sonido general de Mr Jones, el bar del que salía de trabajar el domingo a la madrugada, cuando lo mataron.Trasladan al detenido por el asesinato del DJ desde la Comisaría novena de Mar del Plata (Mauro V. Rizzi/)Tocaba la guitarra, el piano y estaba aprendiendo a tocar el violín, instrumento que lo había deslumbrado y que empezaba a dominar poco a poco. Juan, que vivía con él y quizás era el amigo que mejor lo conocía, lo reconoce como el tipo divertido que animaba todas las fiestas. Y destaca que la identidad de la música de Leandro Gatti ya tenía sello propio y bien reconocido. "Escuchás un track que te gusta y te hace bailar y decís al toque: ese es Lele", resumió.

Fuente: La Nación
26/09/2021 17:18

Fiesta clandestina: un local de la zona del Planetario funcionaba como boliche para 400 personas

La Policía de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control (AGC) desbarataron una fiesta clandestina con más de 400 personas que se desarrollaba en un local del parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo.El hecho ocurrió en horas de la madrugada, cuando efectivos de la División Operaciones Especiales Requeridas por el Ministerio Público realizaba tareas de prevención en el cruce de las avenidas Casares y Sarmiento, en la zona del Planetario, escucharon música alta y visualizaron luces de colores que se reflejaban en el ingreso de un local comercial del cual entraban y salían grupos de personas.Fiesta clandestina en un local del viaducto del ferrocarril Mitre, en el parque Tres de Febrero, Palermo (Policía de la Ciudad/)Ante esta situación, se solicitó la presencia de personal de la AGC. El propietario del local, de 44 años, permitió la entrada de los inspectores, que dentro del establecimiento constató que había una fiesta de la que participaban 400 personas que no usaban barbijo ni mantenían distanciamiento social.Según informaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, "si bien el lugar estaba habilitado, según sus metros cuadrados, se verificaba un incumplimiento de funcionamiento de seguridad, ya que no tenía permitida la actividad de baile y tampoco cumplía con el protocolo por Covid-19â?³.Fiesta clandestina en un local del viaducto del ferrocarril Mitre, en el parque Tres de Febrero, Palermo (Policía de la Ciudad/)Ante esta situación, la Fiscalía en lo Penal Contravencional y de Faltas Nº8, a cargo de Maximiliano Vence, dispuso imputar al propietario por infracción a los artículos 205 y 239 del Código Penal y 110 Bis del Código Contravencional. Asimismo, la AGC clausuró el lugar â??ubicado bajo el viaducto del ferrocarril Mitreâ?? y se secuestraron mesas, sillas y equipos de música.

Fuente: La Nación
26/09/2021 12:18

Mar del Plata. Motochorros asesinaron a DJ de un boliche de Playa Grande en un intento de robo

MAR DEL PLATA. Dos delincuentes armados que se movilizaban en una moto balearon y mataron esta madrugada, en Playa Grande, a un joven de 32 años al que sorprendieron cuando cargaba en un auto parte de los equipos de sonido con los que había terminado de pasar música en un bar de la zona.Fuentes judiciales confirmaron que Leandro Gatti, de 32 años, sufrió una herida de bala en el pecho. Fue asistido por transeúntes mientras los motochorros se alejaban de la intersección de Paseo Celso Aldao y Roca, donde la víctima quedó en el piso.Desde allí fue trasladado hasta el Hospital Interzonal General de Agudos, donde llegó a ser atendido por los médicos, pero murió por la gravedad de las lesiones internas que le provocó el proyectil.La fiscal a cargo de la investigación penal, Andrea Gómez, ordenó una serie de peritajes y procura ubicar testigos que puedan dar mayores precisiones sobre el hecho y sobre las características de los autores del crimen. Los primeros datos revelan que utilizaban casco y que no habrían logrado botín alguno, aunque forcejearon con la víctima para robarle un bolso.Se requirieron registros fílmicos de cámaras de seguridad de la zona, tanto de las que están dispuestas en el corredor costanero por el Centro de Ordenamiento y Monitoreo municipal como las de comercios y viviendas privadas de la zona, en busca de reconstruir características de los delincuentes, identificar la moto que utilizaban y hacia dónde fugaron.Gatti, conocido en el ambiente como Dr Lele, trabajaba como DJ en el local bailable Mr Jones, que se encuentra en el paseo peatonal del complejo de balnearios de Playa Grande y anoche tuvo actividad, con muy importante movimiento de jóvenes en ese y otros locales del rubro que allí funcionan.El caso despertó preocupación entre las autoridades locales porque si bien durante los últimos meses se había registrado un incremento de los homicidios en la ciudad, la mayoría de los casos estaban relacionados con ajustes de cuentas o enfrentamientos entre familiares o conocidos, resumidos como hechos de "violencia social".Gómez calificó el caso de esta madrugada como homicidio agravado en ocasión de robo y desde la fiscalía que conduce han hecho un llamado público para que quienes puedan aportar datos sobre el hecho se presenten en la Comisaría 9a. o se comuniquen con la línea 0223 4994700, internos 327 y 239, para casos de testimonios con reserva de identidad.

Fuente: La Nación
25/09/2021 05:18

Ricardo Fort reservaba desde Miami y los DJs "manguereaban" al público: las noches frenéticas de Pachá, el boliche emblema de los 90

Una pregunta había alertado a los hinchas argentinos: ¿Diego Maradona iba a poder jugar contra Australia? Una versión indicaba que sus problemas con las adicciones podían impedirle entrar al país de Oceanía. Idas y vueltas, desmentidas del embajador y luz verde para Alfio Basile: el 10 volvía a ponerse la camiseta de sus amores. En paralelo, en la Costanera Norte, se trabajaba a contrarreloj para la apertura de Pachá, desconocido hasta el momento. Era el 12 de octubre de 1993 y la historia recién empezaba. Los audios de WhatsApp que desataron la feroz pelea en la puerta de un colegio en CaserosUbicado en la costanera de la Ciudad de Buenos Aires, Pachá se erigió entre los 90 y los 2000 como el boliche más importante de toda la Argentina. Conocido como la cuna de la escena electrónica en el país, fue elegido como uno de los tres mejores boliches del mundo en 2002 y 2003 por la revista DJ Magazine. Marcó un antes y un después en la noche porteña que veía de a poco surgir ese género, llamado "Marcha" en aquél entonces. Con ello vino, también, el deseo de las figuras del exterior de querer venir a tocar. Así lo recuerda hoy en día, en diálogo con LANACIÓN, Diego "Chino" Mauviel, histórico productor de Pachá desde sus comienzos.La música electrónica fue lo que destacó a Pachá en sus inicios (Instagram: @pachabahistory/)Fundado en 1993, Pachá empezó siendo otra más de las franquicias del reconocido arquitecto español Ricardo Urgell, quién no solo fundó el boliche de Ibiza, sino que también fue responsable de la creación de casi 90 discotecas más en todo el mundo. Sin embargo, ninguna brilló tanto en esos años como el boliche porteño. "Cuando abrió en el 93, mi hermano Gonzalo trabajaba en el Pachá de Ibiza, y lo mandaron acá para el mes de aperturaâ?¦ vino él y como 40 personajes que trabajaban allá: bailarines, magos, barmansâ?¦ todo el staff estuvo un mes a pleno trabajando", recuerda Carlos Alfonsín, histórico DJ de la escena y uno de los residentes más recordados de los ciclos de Pachá.Fue Miss Argentina, inspiró una canción emblemática y por un escándalo no logró ser Miss MundoA pesar de sus inicios vinculados a la música electrónica, un cambio en los organizadores de las fiestas hizo que a partir de 1996 el pop y otros ritmos empezaran a copar las pistas. Lejos de atraer más público, la decisión de ampliar el espectro musical alejó a los habitués del boliche, que desilusionados cambiaron de lugar para salir.Tuvo que pasar un año para que la música electrónica recuperara su lugar. Era 1997 y Pachá volvía a su clásico formato de la mano de lo que sería su ciclo más importante: las fiestas Clubland, todos los sábados del mes. "Los residentes éramos Hernán (Cattáneo), yo adentro y (Javier) Zuker en la terraza. Fue la época más famosa de Pachá", rememora Alfonsín.Hernán Cattáneo fue uno de los Djs habituales en las noches de Pachá; en esta imagen junto a Steve Lawler (Instagram: @pachabahistory/)"En un año habíamos quedado aislados. Yo iba a los boliches a contar que Pachá volvía a ser electrónico, pero no éramos muchos y se hacía difícil remontar", recuerda.El crecimiento era lento, pero se iba notando. "Arrancó con 500 personas, después 700, después 800 y cuando se hizo la primera Cream que toco Deep Fish (la fiesta Cream, no la Creamfield) pasaron a 2000 en solo tres meses... y no bajó más", agrega. Importada desde Liverpool, la fiesta Cream fue una especie de homenaje al ya cerrado boliche de música electrónica donde surgió la primera Creamfields. Un sábado al mes, la Cream se hizo presente en Pachá durante muchos de sus años más exitosos.El resto de los sábados, las Clubland brillaban gracias a las residencias de Cattaneo, Alfonsín y Zuker, acompañados ocasionalmente por algunos de los DJs más conocidos del mundo. "Ellos alucinaban con la genteâ?¦ en el 2000 fuimos elegida como la mejor discoteca fuera de Inglaterra, al año siguiente ya estábamos entre las tres mejores del mundo", acota Alfonsín.Ricardo Fort llamaba desde Miami para reservar su mesa; si no se la aseguraban, no viajaba. (Gentileza: Facebook Pacha BA History/)El lugar donde todo "el mundo" quería tocarEn épocas en donde las redes sociales no eran ni un proyecto en la mente de los más osados, el boca a boca era algo clave para poder difundir el lugar. Gracias a eso, Pachá se convirtió en el paraíso en donde todos los DJs del mundo querían tocar. "Los DJ de afuera se morían de ganas de venir a tocar acá. Ellos mismos eran los que lo votaban como uno de los mejores boliches del mundo y gracias a ellos se hizo famoso en todas partes", explica Alfonsín.Nació en El Tibet, llegó a la Argentina de casualidad y pasó de vender pulseras en la calle a ser modelo"La primera vez que vino Fatboy Slim, yo cerréâ?¦ apenas terminó, arranqué con Highway to Hell de AC-DCâ?¦ él estaba guardando sus discos, y se quedó duro, no lo podía creer", cuenta Javier Suker, músico de Poncho, y en su momento residente de la terraza en Pachá. "Después se cag...ba de risa, pero seguro pensaba: 'Mirá este loco con lo que abre'. La gente explotó, él no lo podía creer", agrega entre risas.La terraza, la joya de la corona de PacháEntre los varios atractivos que tenía el boliche, la terraza era uno de ellos, no solo por su vista al Río de la Plata, sino también por ser un lugar alternativo a lo que pasaba dentro de la pista."En el 98 me convocan para hacer algo en la terraza; ahí fue todo muy despacio, pero fue muy fuerte. Al principio no salía nadie ahí, llegó el invierno y se puso una carpa con calefactores donde bailaban solo mis amigos", explica Zuker.Paul Van Dyk fue uno de los destacados músicos que tuvieron su paso por Pachá (Instagram: @pachabahistory/)Lentamente, el lugar empezó a llenarse y formó su propia identidad. "De repente empezábamos a los manguerazos a la gente, tirábamos agua en verano, era todo muy loco. Todos esperaban que los mojemos", agrega Zuker. "Agarrábamos las mangueras de bomberos y empezábamos a apuntar para arriba, como si fuera una cascada", concede "El Chino" Mauviel, histórico productor del boliche. La famosa terraza de Pacha empezó tímida pero se convirtió en un éxito. (Gentileza: Facebook Pacha BA History/)Este paisaje terminó encantando hasta a los artistas del exterior, quienes no encontraban algo así en los boliches de otras partes del globo. "Muchos venían a tocar a la pista de adentro y cuando salían y veían lo que pasaba, empezaban a insistir para tocar afuera, había una onda totalmente diferente. Se hacía de día y se ponía espectacular, estaba el río, súper Summer of Love, era como una discoteca de Ibiza con una vista al río; increíble", señala.El público y el sentido de comunidadCualquiera que haya sido habitué de Pachá en esa época repite la misma definición: "Era como un club". "Cada DJ tenía su grupo de seguidores y amigos que iban todos los fines de semana, esos traían a sus amigos y así seguía la progresiónâ?¦ había grupos que se identificaban con uno o con otro, fue un poco eso. La gente ya se conocía, se veían todos los sábados y a veces hasta los viernes", agrega Zuker."Hubo clientes que nos pidieron casarse en Pachá, tuvimos que cerrar un domingo y también varios sábados a la tarde, alquilaban el lugar y hacían la fiesta", cuenta divertido "El Chino". "Se mezclaba todo tipo de público. Fue un momento de la cultura que se daba así. Artistas, gays, trans, gente que no tiene plata, gente que tiene mucha plataâ?¦ Ahí es cuando se arma bien", asegura Zuker.A la discoteca Pachá, de Costanera Norte, cada sábado iban a bailar alrededor de 3000 personasSumado a la música y las fiestas, la teatralidad era importante para todos. Desde máquinas de tirar papelitos en momentos clave, hasta estrellitas de Navidad para todo el público, cualquier idea era tomada si aseguraba una mejora para el espectáculo. "Una noche eran como las cinco de la mañana; yo ya estaba un poco más tranquilo a esa hora. Y cómo estaba un poco cansado me puse con un grupo de amigos en cuclillas. Justo había un tema que iba bajando y yo sabía que después subía, así que le pedí a la gente que también se sentaraâ?¦ se habrán sentado diez personas más o menos, cuando explotó salté... yo solo, claro", recuerda "El Chino" Mauve antes de continuar: "A la semana siguiente ya lo hacía todo el boliche".Fue gerente de un shopping y una piña le cambió la vida: ¿Quién es el niño de la foto, hoy un famoso mediático?Este ritual se convirtió luego en algo usual en los shows de Cattaneo y se exportó a todo el mundo. "La gente se le sentaba en San Pablo o en Ibiza", agrega: "En la primera Creamfield vino Layo & Bushwacka! y pusieron esa canción; al toque se sentaron las cinco mil personas que los estaban viendo. Tengo todavía la nota que les hicieron en LA NACIÓN en donde contaron: 'En un momento se nos sentó la gente, pensamos que era un repudio por ser ingleses y por las Malvinas; Hernán nos contó después que eso era un festejo'".Cattáneo (izquieda) tocó en cientos de noches en Pachá. (Instagram: @pachabahistory/)Las noches de Ricardo Fort en Pachá"Ricardo era amigo, antes que sea el "Ricardo" que todo el mundo conoció. Cuando falleció el padre, él empezó a venir, a mí me lo había presentado Mónica Guido, se hizo fanático del boliche", cuenta "El Chino" Mauviel. El vínculo se forjó de tal manera que incluso sonaba el teléfono y era el propio Ricardo, desde Miami, reservando una mesa. "Me decía: '¡Chino! Este sábado voy a ir a Buenos Aires y quiero ir a Pachá, pero solamente quiero la mesa que está al lado tuyo; si no está esa, no voy y me quedo acá'. Muy buena gente Ricardo, muy divertido, muy culto", agrega.Secretos, anécdotas y escándalos de Ku, el boliche de Pinamar que fue un boom en los 90Fue en Pachá donde Fort forjó su relación con Dani "La Muerte", quién se convirtió en uno de sus guardaespaldas más conocidos. "Dani venía conmigo a la mesa, era un gran profesional. Empezaron a charlar y Fort lo terminó contratando, relata.Carlos Alfonsín fue otro de los Djs emblemáticos que tocaron en Pachá (www.buenosaliens.com/)El adiós de PacháEl final del boliche se dio de golpe y sin muchos anuncios. Hoy, con otros dueños, el edificio sigue con la tradición nocturna que dejó Pachá, ahora con el nombre de Moscú. Sin embargo, la electrónica perdió su lugar y ganaron los hits de cumbia, reggaetón, trap y el pop. De todas formas, hay que costumbres que nunca cambian: aún hoy, la terraza sigue siendo propiedad de la música electrónica."Yo sigo trabajando en el lugar, y me di cuenta con el tiempo y con lo que sigue pasando que nada se termina y que todo se transforma", cierra el Chino.

Fuente: Página 12
25/09/2021 02:05

Al boliche, en burbujas de 8 personas

En una nueva reunión, el COE aprobó el protocolo para la actividad bailable en entornos controlados. Sólo podrán asistir quienes tengan el esquema completo de vacunación.

Fuente: Clarín
04/09/2021 19:49

La historia del argentino que inventó el pancho doble a la salida de un boliche y hoy es dueño de un negocio que crece

Jonathan Cacciapuoti creó y patentó Choolf Pancho Doble, una idea original que causa furor en las redes. "Quiero mostrarle a los emprendedores que se puede", explica.

Fuente: La Nación
04/09/2021 19:18

"Pancho doble": tuvo una idea a la salida del boliche, la patentó y ahora causa furor

Jonathan Atilio Cacciapuoti inventó el primer "pancho doble" y el "pan con canaleta" luego de que se le ocurriera la idea a la salida de un boliche. El emprendedor contó en un video que se viralizó en Twitter cómo nació el concepto que decidió materializar tiempo después, al ver la dificultad que experimentaban sus amigos para cortar el pan en una panchería. Hoy, su creación causa furor en las redes sociales.Es argentina, la echaron de su trabajo y se mudó a Noruega: "En una semana tuve tres ofertas laborales""Fabricamos panes de panchos dobles y panes de pancho con canaletas para no usar el cuchillo a la hora de abrir el pan", explicó Cacciapuoti, quien vislumbró una oportunidad de negocio en una situación cotidiana. "La idea surgió a la salida de un boliche. Quería un pancho, pero quería que le pongan dos salchichas".Su emprendimiento, bautizado Choolf, tiene su casa central en Villa Adelina y ganó el tercer lugar en el concurso BA Joven del Gobierno de la Ciudad, que premia los proyectos de jóvenes talentos.El pancho doble que inventó el joven argentino (Instagram @choolf_panchodoble/)Según relató en el video publicado por la cuenta Marcas argentinas, su ocurrencia "quedó flotando" y "tardó mucho tiempo" en concretarse y ser patentada. Además de aquella noche en la que fue en busca de un pancho que aún no existía, otro evento motivó lo que hoy puede considerarse una iniciativa exitosa."Terminé en el Lollapalooza vendiendo panchos como empleado y había cuatro personas que estaban destinadas solo a cortar los panes. Los chicos se cansaban, se rompían los panes, se cortaban la mano, entonces dije: 'Este pan tiene que venir ya abierto'. Ahí surgió la idea de la otra patente, que fue el pan de superpancho con canaleta para no usar el cuchillo", recordó. View this post on Instagram A post shared by CHOOLF Pancho DOBLE (@choolf_panchodoble)Por otro lado, Cacciapuoti precisó que, si bien el proceso para poder comercializar su invento fue "de a poco", en ese tiempo vendió combos a domicilio para poder comenzar a generar una clientela. "En ese lapso hice de todo: no dejé ningún trabajo y empecé a vender combos de seis panes de panchos dobles con sus salchichas, papas pai y Cheddar. Siempre muy chico, tenía pocos clientes", detalló."¿Qué auto debe pasar primero?": la pregunta que revolucionó Twitter y tuvo que aclarar Seguridad VialEl flamante emprendedor también describió el paso a paso de la elaboración, desde que el producto comienza a prepararse hasta que sale del horno. "Comienza en la amasadora con una receta propia. Después de ahí se pasa a la sobadora, se estiran los paños, se cortan y se montan en los moldes. Va a la fermentadora, aproximadamente una hora, y luego de ahí va a la parte de cocción en el horno, que son nueve minutos", describió.Cacciapuoti se mostró feliz de su logro. "Para mí es un orgullo tener todo esto, que estén comiendo una idea mía. Prestando atención en las cosas cotidianas se puede llegar a mejorar algo para poder desarrollar una idea", concluyó.Una pareja se sometió a un test de ADN "por diversión": lo que descubrieron los dejó devastadosEl video ya tiene más de 330.000 reproducciones en Twitter, donde fue compartido con palabras elogiosas. "Suspendamos todo porque no hay manera de superarlo. Es el mejor argentino vivo", definió Matías Fernández (@matifer), quien contribuyó a que el caso de Choolf se volviera un fenómeno viral. "En palabras muy simples y llanas, explica el ADN del proceso de desarrollo de un nuevo producto en base a una necesidad insatisfecha (un insight) y lo lleva a la vida real con una simpleza asombrosa", sumó otro usuario.En palabras muy simples y llanas, explica el ADN del proceso de desarrollo de un nuevo producto en base a una necesidad insatisfecha (un insight) y lo lleva a la vida real con una simpleza asombrosa.â?? Kevin Chuca - 41,0% (@AGJC) September 4, 2021

Fuente: La Nación
31/08/2021 19:18

Lo visitó Prince, tenía pumas sueltos y cerró tras un brutal asesinato: el boliche estrella de zona sur

"Te amo, te odio, dame más", cantaba Charly García y daba origen a una de las frases más emblemáticas sobre la contradicción que se hayan escrito; por esos años, en donde Serú Girán creaba Peperina, en la zona sur del conurbano bonaerense empezaba a erigirse uno de los establecimientos musicales más icónicos y, también, polémicos, de la generación post dictadura; un lugar que aún hoy es recordado tanto con amor, como con odio: La Casona.Un padre perseguido por el Apartheid y la fama adolescente, la vida de Emanuel Ntaka, el ex MambrúUbicado en la calle 25 de Mayo, a media cuadra de Hipólito Yrigoyen (Pavón, como es aún nombrada por cualquier lanusense que se precie) existe todavía una mansión antigua, que entre 1977 y 2006 fue el boliche preferido de zona sur, e inclusive durante los 80, de gran parte de la Ciudad de Buenos Aires. Dentro de sus puertas hubo de todo: desde recitales memorables, como el homenaje que hizo Soda Stereo junto a Virus para Federico Moura hasta una pareja de pumas como anfitriones. Hubo, también, un asesinato: en 2016 un patovica golpeó y mató a Martín Castellucci, un joven que había ido a divertirse. El rock de la noche "Era un predio de 3650 metros, con un parque hermoso que estaba totalmente abandonado. Adentro era una casa, tenía sala de costura, sala de estar; arriba había cinco habitaciones todas en estilo francés con mármol de carrara, cristales franceses", recuerda Norberto "Beto" Caldeiro, encargado del lugar desde sus inicios hasta el 1997, en diálogo con LA NACIÓN.Miguel Abuelo, como muchos otros artistas, se lucieron sobre el escenario de La Casona"Al principio la regenteaba un ex intendente de Lanús, llamado Miguel Monserrat, que los domingos organizaba bailes junto a un amigo mío, que no sabía nada de boliches ni del tema", explica antes de aclarar: "Me pidieron que lo ayudara porque yo ya estaba en el mundo de la noche desde los 19 años".Entre las figuras que manejaban La Casona había una que destacaba, aunque no por ser la responsable del éxito del lugar, sino porque su nombre estuvo rodeado de polémicas y denuncias: Atilio Amado."Ni sabía quién era en ese momento, tenía 16 años él más o menos", anticipa Beto antes de proseguir: "En el 77 un día apareció entre la gente bailando y se presentó: 'Mi papá es el dueño de esto'. Hicimos una especie de amistad y a fines de ese año me propuso ser mi socio, y le pidió al padre que comprara la parte que le faltaba".Fue gerente de un shopping y una piña le cambió la vida: ¿Quién es el niño de la foto, hoy un famoso mediático?"Su padre (Don Atilio Amado) lo rajó a Monserrat y me llamóâ?¦ me acuerdo que me decía Alemán, aunque no sé por qué: mirame... soy chiquito, morocho y no tengo ojos azules. Pero vio el negocio y lo compró porque quería que su hijo tuviera algo", relata Beto.Desde ahí, el ascenso de La Casona fue meteórico. "Con los 80 empezó el gran quilombo de La Casona; metíamos 1500 personas los sábados y 1200 los domingos. Hubo recitales de Soda Stereo, Virus, Charly Garcíaâ?¦ Fuimos el único boliche de Buenos Aires que se atrevió a llevar a los más grandes grupos en la década del 80, nadie podía lo que nosotrosâ?¦ Valeria Lynch, Litto Nebbia, Los Twist, Miguel Abuelo", rememora Caldeiro que aclara que otro de los atractivos era la concurrencia de muchos futbolistas famosos. "Los domingos a la noche era su día de descanso y aprovechaban", explica."Me acuerdo que cuando estuvo Charly lo sacamos a las 7 de la mañana en una combi. Me había pedido para el camarín 15 docenas de rosas rojas y tres cajas de Johnny Walker etiqueta rojaâ?¦ era un loco divino, un genio", agrega Beto.Lalo Mir disfrutando una de las noches en La Casona, junto a Caldeiro. En el extremo derecho, Pipo Cipolatti.El día que Prince conoció La Casona"Al principio laburamos mucho con Radio del Plata por el tema de las publicidades, pero en el año 84 y 85 apareció una radio que pasaba todo el día música y que no tenía publicidad, sabés de que radio hablo, no? La Rock and Pop", cuenta Beto antes de aclarar: "Yo conocía a Daniel Grinbank porque él hacía bailes en el Country Club de Banfield, y gracias a eso me convertí en el primer cliente que tuvo la radio. Le compré 50 mil segundos, manejábamos mucha plata en ese momento"."Un domingo me llamó Grinbank y me contó que había traído a Prince a Buenos Aires", recuerda Caldeiro antes de referirse sin filtro al artista: "Fue la persona más asquerosa que conocí en mi vida".Secretos, anécdotas y escándalos de Ku, el boliche de Pinamar que fue un boom en los 90Según recuerda, ese día se había desatado una tormenta sobre Buenos Aires y, pese a eso, Prince quería salir a un boliche. Era domingo y había un solo lugar abierto: La Casona. "Llegó tipo una de la mañana todo vestido de blanco, con un paraguas y un acompañante. Habrá estado media hora, lo invitamos con champagne y todo lo que quisiera, no le dio bola a nadie y se fueâ?¦ pero estuvo", recuerda con orgullo.La relación entre la Rock And Pop y La Casona fue fructífera para ambos lados durante muchos años. "Lalo Mir es padrino de una de mis hijas, aunque después perdí el contacto", asegura Beto antes de aclarar que la radio siempre lo ayudaba a convocar a las grandes figuras para que tocaran en el boliche."El día que vino Soda Stereo y Virus metimos en el parque 1300 personas; los patrulleros tuvieron que cortar Pavón y 25 de Mayo; tenía 10 policías a mi disposición además de 40 personas de vigilanciaâ?¦ Fue algo espectacular. Fue el homenaje que le hicieron a Federico (Moura) después de su fallecimientoâ?¦ es cuando Gustavo Cerati cantó Un hombre alado. Los presentó Lalo Mir", explica.La Casona, de antaño: así lucía, según una foto acercada por Norberto "Beto" Caldeiro.El puma Vinicius, una de las excentricidades del bolicheEn otros tiempos, donde no se hablaba de maltrato animal y menos de los peligros de tener animales salvajes como "mascotas", La Casona había dado de qué hablar: tenía dos pumas en el parque, uno de ellos llamado Vinicius."Teníamos dos pumas, andaban entre la gente y por la noche los guardábamos", explica Beto con normalidad. Según dice, su primera esposa jugaba con ellos y, por recomendación de los veterinarios, les operaron las garras. "Jugando te podía matar. Unos animalitos hermosos, pero una vecina los envenenó con vidrio molidoâ?¦ me había hecho mil denuncias porque su casa daba a los fondos de La Casona", señala. El asesinato de Martín Castellucci y una ley para frenar la violencia La historia de Beto Caldeiro y La Casona se terminó en febrero de 1997. "A partir de ahí no quiero contar la historia, ni quiero contar por qué me fui ni nada, pero La Casona pasó de ser el mejor boliche, donde todos querían ir, a ser una bailanta. Atilio Amado ya tenía treinta y pico de años y todos saben los desastres que pasaron después", se excusa, con un halo de misterio, sin querer profundizar en los entretelones de su salida. Del "tapate que se te cayó la toalla" a los trucos para lograr notas: los secretos de Eglis Giovanelli, pionera del periodismo deportivoEl final de La Casona se empezó a escribir de la peor manera: en diciembre de 2006, y de un solo golpe, el patovica José Lienqueo Catalán mandó al hospital a Martín Castellucci, un joven que había intercedido para que dejaran entrar a un amigo al boliche. "Nos llamaron a la madrugada, era domingo, y nos dijeron que a Martín lo habían golpeado y estaba internado. Salimos tipo 3/4 de la mañana con mi mujer al Hospital Evita", recuerda Oscar, el padre de la víctima, a LA NACIÓN."Los primeros días nos preocupamos por la salud de Martín, que no se veía bien. Paralelamente empezamos a enterarnos de la historia y percibir todo lo había alrededor de ese temaâ?¦ los intereses que había, los intentos de minimizar lo que había sucedido", agrega Oscar.Martín Castellucci fue asesinado por un patovica en La Casona en 2006.A los pocos días, y a pesar de haber atravesado una leve mejoría, Martín murió por un edema pulmonar. "Poquitos días después nos enteramos por los medios que había una movilización en La Casona y fuimos. Se convirtió en una situación muy violenta entre la gente del barrio y los dueños del boliche", explica."Los chicos nos contaron como los golpeaban habitualmenteâ?¦", agrega Oscar antes de detallar: "Recuerdo una escena muy particular que a mí me marcó mucho, una escena muy violenta, los pibes intentaron atacar el local, adentro lo defendían, hubo fuegoâ?¦ intervino la policía. Pero un grupo pudo entrar y le acercó a mi señora una cajita que tenía cartoncitos de colores".¿Qué eran los famosos cartoncitos de colores de La Casona? Una especie de identificación para la gente según su poder económico y su apariencia física. "Si eras de clase media o más rubio y blanco entrabas directamente, mientras que a los otros los hacían hacer otra fila. A los que los ponían en esa cola les daban diferentes cartones que tenía un valor distinto, según el color, y se lo asignaban según la apariencia física; me pareció demencial", explica Oscar."Fuimos conociendo a otras familias que también se nos acercaron, otros chicos que habían sido golpeados. Había habido una denuncia de violaciónâ?¦ Progresivamente fuimos abriendo la cabeza y sentimos que teníamos que involucrarnos. Ahí conocimos un mundo que nos era ajeno", agrega el padre de Martín.La tarde en la que Charly García se tiró a un tanque australiano: entre el error de cálculo y el "pique francés"Fue gracias a eso que junto a un grupo de voluntarios formaron la organización civil ACM Castellucci y, con su trabajo, se logró impulsar la Ley Nacional N° 26.370, mejor conocida como la Ley de Patovicas, pensada para prevenir la violencia y la discriminación en espectáculos públicos."No era la primera vez que pasaba; antes Los Pericos habían tocado en La Casona y pararon el show cuando vieron cómo les pegaban a los chicos que estaban ahí; el Bahiano y el bajista (Gastón Goncalves) vinieron a declarar a nuestro favor en el juicio", relata Oscar.Una causa con vueltas y el final de La CasonaTras el asesinato de Martín Castellucci, la causa se dividió en tres partes, según cuenta Oscar. "En una estaba involucrado el asesino directo; en otra los dos policías que estaban en la puerta y no hicieron nada; y en la restante, que correspondía al lugarâ?¦ con el tiempo entendimos que esa división tenía el objeto de condenar al asesino material, que es la parte más delgada del hilo, atenuar lo de los policías y un tema central: que Atilio Amado fuera exculpado penalmente", agrega Castellucci.Sobre el desarrollo de la causa, cuenta: "Se consiguió detener al asesino material de Martín, que igual ya está en libertad, pero el mismo Atilio Amado se despegó de él".La foto, borrosa, sacada con una vieja cámara a rollo: La Casona trascendió en los años por sus largas noches de músicaDespués de 15 años del hecho y 13 del juicio, recién hace diez días terminó el juicio contra Amado. "A pesar de que siguió durante tanto tiempo, no teníamos real interés en esto, pero nuestro abogado nos dijo: 'Mirá, estos tipos el único sentimiento que tienen es en el bolsillo, andá por ese lado', me pareció una buena idea", subraya Oscar.Hoy en día, el frente de La Casona está cubierto por una serie de locales que impiden el acceso a la casa. "Sabíamos que se hacían reuniones cerradas al público; nos contaron que había una parte que se usaba de estacionamiento, lo que hicieron fue poner esos locales adelante que bloquea la vista, pero La Casona está intacta", concluye Castellucci.

Fuente: La Nación
30/08/2021 13:18

Sin distanciamiento ni protocolos: clausuran un restaurante que funcionaba como boliche

En un recorrido preventivo, personal de la Policía de la Ciudad y de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) porteña descubrieron y clausuraron un restaurante que funcionaba como boliche donde había 380 personas sin ningún tipo de distanciamiento y de protocolos para prevenir el contagio del Covid.19.Según fuentes policiales, el procedimiento se realizó en horas de la madrugada cuando personal de la División Operaciones Especiales y de la Unidad Operativa de Fiscalización Integral (UOFI) de la fuerza de seguridad porteña e inspectores de la AGC hacían una recorrida por el barrio de Monserrat.El local gastronómico funcionaba como boliche, en infracción a los artículos 205 y 239 del Código Penal (Policía de la Ciudad/)Al pasar por allí observaron a una gran cantidad de personas entrando y saliendo del comercio, sumado a que además tenía la música fuerte, dado que estaba funcionando como boliche.Para defenderse de una golpiza, una mujer mató de una puñalada a su parejaEl personal policial ingresó al lugar y contabilizó unas 380 personas aglomeradas sin respetar el distanciamiento social, la mayoría de ellos jóvenes, mientras que el aforo permitido actualmente es de 25 personas, a raíz de las restricciones imperantes por la pandemia de coronavirus.El local gastronómico fue clausurado por la AGC (Policía de la Ciudad/)En el operativo quedó detenido el encargo del local gastronómico, un hombre de 35 años.La Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas porteña Nº 13 imputó al encargado por infracciones a los artículos 205 y 239 del Código Penal, al tiempo que la AGC clausuró el local y secuestró equipos de música, parlantes, mobiliario, mesas y sillas.En el artículo 205 del Código Penal se establece una pena de prisión de seis meses a dos años para la persona que" violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia", en este caso el coronavirus.Y el artículo 239 reprime con prisión de 15 días a un año a la persona que "resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal".Matar por placer: la fiscalía pidió 45 años de reclusión para el tirador del doble crimen del CongresoDías atrás, hubo otro procedimiento similar tuvo lugar en el barrio de Almagro, donde se procedió a clausurar un centro cultural donde se hacía un evento musical con DJ's en vivo. En aquella ocasión, el encuentro musical se hacía en un sótano "sin respeto por los protocolos vigentes, con 30 personas bailando sin barbijo ni distancia social, en un subsuelo sin ventilación, donde algunos asistentes fumaban".El operativo también culminó con un detenido y el secuestro de equipos de audio.

Fuente: La Nación
18/08/2021 12:00

Boliche, pileta con olas y "cuarto hot": la sorprendente casa de Barby Franco y Fernando Burlando

Barby Franco utilizó las redes sociales para consultar a sus seguidores qué rincones de la casa que comparte con Fernando Burlando les gustaría ver. Varios fanáticos se sumaron a la propuesta y sugirieron distintas partes del hogar. La modelo cumplió con su palabra y exhibió la propiedad en la que convive con el reconocido abogado.De esta manera, Franco publicó en sus historias de Instagram varias fotos para mostrar desde la pileta que "envidia Yanina Latorre" hasta el boliche que tiene adentro de su casa, con caño de pole dance incluido. Además, compartió una imagen en donde se puede observar un ascensor como "cuarto hot".Cómo son las cuatro mansiones que les ofrecieron a Lionel Messi y Antonela Roccuzzo en ParísDías antes, Barby había sido invitada al programa Los ángeles de la mañana (eltrece) y había protagonizado un divertido intercambio con el conductor, Ángel de Brito, al que se sumó una de las panelistas, Yanina Latorre.En su Instagram, Barby Franco mostró el boliche que tiene adentro de su casa (Instagram @barbaritafranco21/)En la conversación, la modelo había contado que tiene una extravagante piscina con olas. "¿Estás entrenando?", preguntó el conductor de LAM. Franco, quien quedó eliminada de La Academia 2021, explicó que cambió su rutina de ejercicios. "Fierros, pero ya que no estoy bailando, voy a empezar a nadar", reveló. Sobre la particularidad de su pileta, además detalló: "Se llama nado contracorriente".La propiedad que comparten Fernando Burlando y Barby Franco también tiene una piscina con olas y un ascensor "hot" (Instagram @barbaritafranco21/)Acto seguido, Latorre lanzó un filoso comentario por lo bajo: "Jodeme que tenés olas en tu casa. New rich (nueva rica). Si quiero olas me voy al mar". La modelo se defendió: "No es lo mismo. Es diferente y te va a encantar. Aprieto un botón y tengo las olas".Silvina Luna reveló de qué vive ahora que se instaló en el Caribe"Bien de nuevo rico", insistió Latorre. Y lo que empezó como un inocente intercambio de opiniones escaló rápidamente. "Cómo te da odio que venga alguien con más plata que vos", manifestó De Brito."Ella tiene más plata que yo. Ya lo sé", respondió la panelista. A lo que Franco acotó: "Yo no tengo la guita, Burlando tiene la guita. Es la de Burlando, yo no tengo nada"."Tengo más que Barby", agregó, entre risas, Latorre. El conductor, por su parte, le aseguró a la modelo que la plata no era solo de su pareja: "Es tuya también". Y Barby remarcó: "No sé, no sé. Lo dudo".La nueva vida de Nicolás Maiques, actor de Floricienta: se mudó a Perú, ganó un reality y está irreconociblePara finalizar con el tema, Yanina volvió a decir que tenía "mucho más" dinero que Franco, pero De Brito señaló de manera contundente: "Ella tiene avión privado. Vos no".

Fuente: La Nación
17/08/2021 19:00

Secretos, anécdotas y escándalos de Ku, el boliche de Pinamar que fue un boom en los 90

"Ku fue un imperio que tuvo su reino en Pinamar y otros feudos en Las Leñas, Rosario y Palermo Hollywood. Por allí pasaron millones de jóvenes y stars de todos los ámbitos, nacionales e internacionales", describe con humor a LA NACIÓN Miguel Ángel Cameroni Tesouro, más conocido como Mike, relaciones públicas de la disco que eclipsó la movida nocturna en El Pinar durante más de dos décadas.Sandra Borghi y Mauricio D'Alessandro vivieron un tenso momento al aire: "Mentís descaradamente"La extensa lista que tiene en sus manos y lee en voz alta sorprende con los nombres, ya que aparece un ex príncipe luego proclamado Rey de España, Felipe VI; también el príncipe Rodrigo D'Arenberg, casado con Patricia Della Giovampaola, ícono del mundo de la moda de alta costura, quienes supieron divertirse al ritmo de la noche ya en los inviernos luego de intensas jornadas de ski.Y por supuesto nuestra "nobleza" autóctona integrada por quienes podríamos llamar "Reyes de la música", tales como Charly García, Gustavo Cerati, Pappo, Juanse, Zeta Bossio y Rodrigo Bueno a la cabeza en veranos súper intensos.Vasos vacíos: Pappo con Juanse en Ku, en una noche que duró muchos años.De la mano de Mike también llegaron divas de la talla de Moria Casán y Graciela Alfano, íntimas del contact man. "A Moria le encantaba la música electrónica que se pasaba en el boliche y también festejar algún que otro cumpleaños con nosotros", comenta Cameroni.Su agenda también congregaba celebrities como Nicole Neumann, Marley, Christian Castro, Sofía Gala, Ricardo Fort con su hombre de seguridad, Dany La Muerte, Milita Bora, Leticia Brédice, Fede Bal, Joaquín Levingston, Benito Fernández, Liliana Caldini, Marta González con Chiche Sosa y su hijo Leandro, Roberto Piazza y Walter, su marido, Carlín Calvo, María Valenzuela, Fernanda Callejón, Liz Fassi Lavalle, Dady Brieva con sus hijos y Miguel Del Sel.Liz Fassi Lavalle, Mike Cameroni y Karina Jelinek, en una noche de diversión de Ku, cuyo nombre se debía a que en la mitología hawaiana Ku era el Dios de la guerra, el poder y la salida del sol. También hicieron presencia el Chino Volpato, Santiago del Moro con Dalma Maradona cuando hicieron juntos un programa de radio, Joaquín Furriel, Leo Paparella, Nito Artaza, Leo García, Laura Miller, Jackeline Dutrá, ex esposa de Martín Palermo, Adriana Brodsky, Daniela Cardone, Pablito Ruiz, María Valenzuela y Pichuqui Mendizábal, Las Trillizas de Oro con sus maridos polistas, Dolores Blaquier, Giuseppe y Andrea Vianini y hasta Cathherine Fulop cuando estaba en pareja con el actor venezolano Fernando Carrillo. Y las firmas continúanâ?¦Otras épocas: Mike Cameroni y Rodrigo Bueno -con su pelo largo, emblemático en sus inicios- en KuCon modelos, actrices y conductoras: Karina Jelinek, Sofía Zamolo, Claudia Albertario, Marcela Kloosterboer, Agustina Cherri, Sabrina Carballo, Karina Rabolini, Dolores Trull, Pamela David, Julieta Prandi, Jazmín de Grazia, Rocío Marengo, Karina Laskarin, Victoria Vannucci, Vanina Escudero y la China Suárez, que concurría desde la matinée.Irreconocibles: Julieta Novarro, María Fernanda Callejón y Julieta Díaz en el VIP de KuDel mundo del deporte de aquellos años no faltaron Carlitos Tévez, los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, Alejandro Fantino, el Ogro Fabbiani, José Meolans, Juan Martín del Potro, Mariano Zavaleta Esteban Pichot y el grupo de Los Pumas y Las Leonas.Los hijos del poder, de ayer, hoy y siempreEn lo que se refiere a la jerarquía presidencial, llamémoslo así, fueron más que movidas las temporadas de las que participaron primero, por orden de aparición claro, Carlitos, Zulemita Menem y sus primos Martín, Adrián y Tato, hijos del hermano Eduardo. A Carlitos le preparaban lo que se denominaba el Ultra Vip en el primer piso para pasarla bien con férrea seguridad. Se accedía con código de clave.Mariana Lestelle y Carlitos Menem en el VIP de Ku, con el bronceado de una temporada con mucho ritmoCarlitos supo enamorar allí a la impactante María Vázquez, hija de Jorge Vázquez, exembajador argentino en Nueva York y actual mujer del polista Adolfo Cambiaso. Ya separado, el hijo del expresidente salió con Paula Traverso, primogénita del reconocido piloto de automovilismo Juan María Traverso. Luego Paula fue novia de Pablo Yabrán en arenas pinamarenses, con quien también concurría a Ku.Famosos y verano: Carlín Calvo y María Valenzuela en Playa Ku.Años después llegó Florencia Kirchner con su barra de amigas y amigos. Florencia también estaba muy bien cuidada, como correspondía a la hija del por entonces presidente Néstor Kirchner, pero a ella le encantaba bajar a la pista principal para mezclarse entre con amigas y amigos entre el público.La limo de Charly, la zapada de Pappo y Cerati en el bar de Juanse"Pocos saben que Juanse tuvo su bar en Ku Pinamar", explica Cameroni. Y agrega que los encuentros en la disco de rockers famosos eran memorables. "Los más excéntricos y divertidos a la vez eran Charly y Pappo -recuerda el PR, y agrega-: Una madrugada se pusieron a zapar Gustavo Cerati, que estaba de vacaciones con su familia en Cariló, Juanse y Pappo; tocaron toda la noche, hasta la madrugada; y Pappo amaneció tomando sol en la playa. Se sentía como en familia cuando venía a Ku, amaba a los cocineros y ellos a él, se habían hecho amigos. Cuando se despertaba en la arena le preparaban algo rico y ahí se iba a descansar tranquilo. Al bar de Juanse iban seguido Michel Peyronel y el Pájaro Gómez, líder de Vilma Palma e Vampiros".Gustavo Cerati, al fondo; Juanse y Pappo, guitarras en mano, poniéndole rock al verano. Mike recuerda su especial relación con Charly García. "Era infaltable en Ku cuando iba a Pinamar. Una persona muy cariñosa, leal, respetuosa y divertida. No me olvido más el día en que llegó con su limousine blanca, un divo, con Mecha, su encantadora novia", contó.Charly García, como un veraneante más, en Playa Ku, la extensión del boliche frente al mar. "Esa madrugada me dijo: 'Querido Mike, venimos de Buenos Aires directo acá, a tu casa que es la mía, la nuestra, ayudame a sacar la guitarra del baúl que quiero tocar esta noche'. Un genio. A los pocos días lo recibí en la casa del parador de la playa, corrió se tiró por el médano como un chico, después se tiró al mar de cabeza. Él llamaba a esa forma de arrojarse el 'pique francés'; había aprendido a hacerlo en su infancia en el tanque australiano de la casa de su tío en Paso del Rey. Nadó, salió, le alcancé una bata blanca, me pidió un cigarrillo, un whisky y me agradeció, un divino", recordó.Hubo un tiempo que fue hermoso: Charly y Nito Mestre en Playa Ku.Un poco de historia, el caso Coppola, la cámara oculta al intendenteLos orígenes de Ku Pinamar, el primero de todos, datan de 1992, cuando un estanciero alemán de Madariaga llegó desde Ibiza con la idea, se reunió con un arquitecto de apellido Gancedo y uno de los propietarios del café Innsbruck. Entre los tres lo pusieron en marcha sin saber que estaban construyendo un templo de diversión.Ahora lo ves, ahora no lo ves: el mago Jansenson, Eugenia Tobal, Nicolás Vázquez y Julieta Díaz en Playa Ku.En 1995, luego de algunos alquileres en el medio, se produjo la venta y el boliche pasó a formar parte de una sociedad conformada por Rubén Cameroni -más conocido como Huevo-, Pety Peltenburg -ex esposo de Florencia Galán, hija de Roberto el conductor, y socio de Poli Armentano en El Cielo- Charlie Burguin, Eduardo "el Oso" Nadotti y Gustavo Palmer Mustoni, el reconocido productor artístico de la apertura musical de la disco, quien todas las noches recibía al público, micrófono en mano con la célebre frase de bienvenida: "Buenas noches Ku". Así, daba comienzo a la fiesta que convocaba alrededor de seis mil jóvenes todas las madrugadas del verano pinamarense.En medio de la crisis en Afganistán, un tuit de Horacio Cabak generó polémicaTodavía se habla de la famosa "Fiesta de la espuma" del '94. Mike Cameroni, responsable de la estética y la decó del boliche, había decidido pintar las paredes de la disco de estilo mediterráneo de color bordó, pero ante la gran cantidad de espuma con la que se divirtieron todos, sumada al calor, las paredes empezaron a desteñir un poco. Y la gente a mancharse a la ropa. Los afectados reclamaron y todo se solucionó gracias a los buenos oficios y la gentileza de la mamá de Christian Sancho, que trabajaba en una empresa de jeans y logró conseguir alrededor de 500 pantalones a manera de indemnización para los afectados. Esa noche su hijo Christian, el afamado actor, era proclamado como Míster Ku por elección del público presente.Noches de verano: Catherine Fulop y Fernando Carrillo en el VIP de Ku.En el verano del 96, Ku tuvo un gran protagonismo porque allí los policías Daniel Diamante y Gustavo Gerace detenían por orden del entonces Juez de Dolores Hernán Bernasconi a Carlos Ferro Viera, amigo de Diego Maradona. Daba comienzo lo que se llamó el "Caso Coppola", que terminó con el empresario preso primero en Dolores, luego en la cárcel de Caseros y finalmente sobreseído de culpa y cargo.Liliana Caldini y sus hijas gemelas con Cacho Fontana, Ludmila y AntonellaEn 2008 sucedió el escándalo del verano cuando los dueños de Ku denunciaron al flamante intendente Roberto Porreti por un presunto pedido de coimas y presentaron ante la justicia una cámara oculta que le realizaron en su despacho de la Municipalidad de Pinamar. En junio, Porreti terminó destituido. Y alzó su voz: "Yo fui mal destituido y de lo que se me acusa no soy responsable". Cameroni cuenta que el tiempo limó las asperezas, y que varios años después se encontró con él, se saludaron, y también con sus hijos con quien mantuvo varias conversaciones telefónicas más que cordiales.Leandro Penna, el exbañero de Marley, lanzó una polémica declaración sobre la Argentina: "Hay que tirar una bomba"En 2016 tuvo lugar el último verano de la fulgurante disco, ya en el ocaso. Fueron 12 noches en total entre miércoles y sábados de despedida final. Hoy es una mole abandonada a su suerte con ideas de una futura construcción de un complejo 5 estrellas, de lujo, estilo Miami, con acceso directo a la playa. Algunos de sus todavía fanáticos que pasan por allí dicen que en las madrugadas creen escuchar la voz que retumba de Gustavo Palmer con el "Buenas noches Ku".

Fuente: La Nación
13/08/2021 13:00

Bar Bolivia. El mítico boliche del under porteño que mezcló moda, arte y guisos

Entre calles adoquinadas en bajada y veredas estrechas exentas de todo charme, un grupo de estudiantes de la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano fundó en 1989 el bar Bolivia. Sergio De Loof, Alfredo Larrosa, Andrea Sandlien, Nelson López, Alejandra Tomei, Beto Couceiro y Marula Di Como abrieron este emblemático bar en México al 300, en el corazón de San Telmo, uno de los barrios más tradicionales y bohemios de la Ciudad de Buenos Aires, un espacio de la noche porteña que trascendió en el tiempo como un mito a pesar de que apenas duró poco más de un año. Bolivia quedó simbolizado en la figura de Sergio De Loof (1962-2020), un artista con el don del liderazgo, que desafiaba a sus compañeros a ir más allá de las posibilidades que podían quedar encuadradas entre las paredes de su proyecto. Así, una peluquería comandada por el estilista avant-garde Flip Side, un canal de televisión, comidas tradicionales a precios populares y distintas prácticas estéticas armaron la esencia que reflejaba un momento de recambio en el arte argentino en plena hiperinflación. Bolivia sirvió de puente entre la posdictadura y los años 90. "En ese momento, el arte no pasaba por las galerías, sino por la noche; nos queríamos conocer. Nadie estuvo tan en su tiempo como yo en mis desfiles de moda y mis clubs. Conocerse en un club como los míos también era una forma de arte, lugares que reflejaron que el arte pasó por diferentes formatos", declaraba De Loof a fines de 2019, mientras preparaba su primera exhibición antológica en el Museo de Arte Moderno, que inauguró cuatro meses antes de su muerte, ocurrida en marzo de 2020.Bolivia quedó simbolizado en la figura de Sergio De Loof (1962-2020), un artista con el don del liderazgo. (archivo/)Treinta y un años atrás, en marzo de 1989, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires organizó en el Centro Cultural Buenos Aires la primera Bienal de Arte Joven. Allí, la moda aplicaba como disciplina artística. Los desfiles se desarrollaron en la Plaza San Martín de Tours, frente al Centro Cultural Recoleta, y un puñado de artistas que circulaban por la noche porteña llevaron sus propuestas del off al circuito oficial. Los creadores que inspiraron a De Loof para sumar la moda en Bolivia fueron Gabi Bunader, Gabriel Grippo y Andrés Baño: él quiso reproducir esa atmósfera de libertad creativa vivida en la Bienal. Así fue como los convocó para convertir el bar en un punto de encuentro. En el multiespacio se gestaron los desfiles y las prácticas estéticas que luego circulaban por la noche under de la ciudad. Los diseñadores de la Bienal definieron la base de las manifestaciones artísticas desarrolladas en Bolivia. Se fueron sumando otros hacedores que nutrieron con propuestas diferentes los límites entre arte y diseño, como Mónica Van Asperen. En 1990 se incorporaron al grupo Kelo Romero, Cristian Delgado (quien luego adoptó el nombre Cristian Dios) y Pablo Simón.Buseca y vino tintoLas letras en cursiva del cartel del bar Bolivia servían de prólogo a una pancarta donde se leía la especialidad de la casa: "latin american food". Los martes se servían guisos, locros y otros platos populares, regados con abundante vino tinto. En el espacio se contemplaban muestras de arte, cuadros religiosos, carteles publicitarios y hasta un provocativo collage con la foto de Adolf Hitler rodeado por la imagen del dibujito japonés Hello Kitty. Esas paredes de ladrillos, además, servían para proyectar videoclips. Las mesas estaban acompañadas por la iluminación lúgubre que irradiaban las lámparas de kerosene, velas y arañas de cristal, objetos encontrados en el Ejército de Salvación. De esta manera se armaba una atmósfera que mixturaba el kitsch y el glam dado en una ambientación romántica signada por la amabilidad que se respiraba en el lugar. "Nos producíamos de maneras creativas y artísticas para expresar nuestra identidad en esa activa vida social. Dicho en términos actuales, empezábamos a tener conciencia del aspecto performático de las identidades. En ese momento no lo conceptuábamos así, pero se pueden leer en esa clave muchas expresiones de esos años. Estaba muy presente el humor, nos divertíamos, y eso contribuía también a no tomarnos tan en serio las típicas convenciones ni la idea que teníamos de nosotros mismos", recuerda Erika Escoda, fotógrafa y gestora cultural.Marieta Bustos, cocinera y también modelo en los desfiles realizados en el bar. (Guillermo Monteleone./)Los procesos artísticos también formaron parte de esta coyuntura. Al montarse como diseñador, De Loof también mostró un distinguido gusto como decorador de ambientes. Su métier era trabajar con materiales que encontraba en las visitas al Cottolengo Don Orione. En sus manos, esos cachivaches y elementos retro se convertían en piezas únicas. Al fundar Bolivia, De Loof no tenía inquietudes en la moda, pero el desfile de Baño en la Bienal lo motivó para gestar una identidad como diseñador. "Vi dos chicas besándose en el desfile de Andrés y eso me liberó. Para mí, que era gay, que había sufrido tanto, fue liberador. Ahí empezó a interesarme. Bunader, Baño y Grippo representaban a un tipo de persona, entonces yo tomé todo lo que ellos no habían hecho y lo convertí en mi estilo", rememoró Sergio De Loof, quien ese mismo año debutó con el desfile "Latina Winter by Cottolengo Fashion". En esa ocasión, Bolivia se mudó al Garage H Argentino, un loft ubicado enfrente que era propiedad de Evelyn Smink, en ese momento esposa del intendente de la ciudad Facundo Suárez Lastra y amiga de De Loof. Los habitués de Bolivia participaron como modelos de esta gran puesta que contó con 70 personas que salieron del bar y tomaron la calle como pasarela hasta llegar al escenario, frente a unos 2000 espectadores. Comenzaban las noches multitudinarias, cuyas historias luego salían relatadas por la escritora Laura Ramos en su columna "Buenos Aires me mata", que publicaba cada viernes en el Sí, el entonces influyente suplemento joven del diario Clarín. "Amigo, había setenta tipos sobre la pasarela, setenta tipos humanos, setenta culturas: Luis XV, el acid house, María Antonieta y un pulgón atómico, una geisha y las mellizas cuyo ícono es Boy George, la que se viene al centro desde Pacheco en tren, el chico que se parece a Rick Astley y el disco de Rick Astley, allí había citas a Bunader, Grippo y Baño. Amigo mío, Sergio De Loof, inspirador de Bolivia, madre de los setenta tipos que dibujaron sus sueños sobre la pasarela, hizo una orgía de la moda esa noche", escribía sobre esa noche Laura Ramos. En esos desfiles, Baño, Bunader y Grippo oficiaron de anfitriones.El primer desfile de Sergio De Loof en 1989 fue "Latina Winter by Cottolengo Fashion" realizado enfrente del bar, en Garage H Argentino. Más de 2000 asistentes y 70 modelos en pasarela. (Fundación IDA , Investigación en Diseño Argentino. Fondo Sergio de Loof./)A la vuelta del bar estaba el Parakultural, así que se había vuelto habitual que Batato Barea y Alejandro Urdapilleta arrasaran sobre la pasarela tras sus actuaciones en el sótano de la calle Venezuela. También participaba de la movida el DJ Cristian Trincado, y tocaba El Corazón de Tito, la banda liderada por Kelo Romero que contaba con Daniel Melero como invitado. Allí dieron sus primeros pasos los DJ Carlos Alfonsín y Carla Tintoré, el iluminador y ambientador Sergio Lacroix, el fotógrafo Gustavo Di Mario y las productoras Simona Martínez Rivero y Pamela Pam. El artista Sergio Avello circulaba como parte del grupo, incluso se ocupaba de los looks en los desfiles de Andrés y Grippo. "Bolivia quedaba a la vuelta del Parakultural, pero la propuesta era totalmente distinta. Se fundó en 1989 y marcó el pulso de lo que iba a venir en los 90. La diferencia fundamental era que el Parakultural o Cemento seguían muy amarrados a la new age, al pospunk, a todo eso; en cambio, Bolivia iba por otro lado, al posmodernismo, como le decíamos en ese momento. Dejar las ropas negras y empezar a utilizar ropas de colores. Hasta la música era diferente. Recuerdo que había un tocadiscos donde pasaban boleros", evoca el artista multifacético Peter Pank.Bolivia nació como respuesta a los bares de la época. Entre el rock y el teatro, mediaba la atmósfera autogestiva del flamante espacio. Como en Cemento no los dejaban entrar gratis y el Parakultural vendía vino de caja y tenía un ambiente punk, el grupo de estudiantes de Bellas Artes que lo regenteaba cambió el tetrabrik por la damajuana y ambientaron esa especie de bodegón galáctico con hallazgos propios de una casa. "Lo mío fue tipo guardia de hospital. Pasaba por las mesas y preguntaba si estabas bien, o qué te gustaría comer", evocó De Loof cuando lo entrevisté en 2018."Los pizarrones dibujados con tizas de colores que tanto se ven hoy en las cervecerías salen de Bolivia", recuerda Freddy Larrosa, uno de los socios que también repone el gesto de hacer mesas colectivas o de correrlas para convertir el espacio en una discoteca. "Todas ideas que surgen en ese contexto, estéticas dadas en un grupo de arte que se fue formando y siempre pinchados por De Loof", dice Larrosa."Compraba pelotas de telgopor y hacía collares. Estaba MTV, que nos rompió la cabeza. Estaba de moda Benetton, ¡Madonna nos inspiraba! Yo tomaba de eso. Todo esto fue muy importante en esa época para nosotros, es como ahora Netflix. Era el objetivo. Veíamos moda, cosas llenas de fashion que nos hacían sentir menos freak", decía Sergio De Loof, evocando su construcción estética.Rayos catódicos y eventos musicalesEl bar Bolivia fue un espacio de la noche porteña que trascendió en el tiempo como un mito a pesar de que apenas duró poco más de un año. (Fundación IDA , Investigación en Diseño Argentino. Fondo Sergio de Loof./)Bolivia tuvo su propio canal de televisión. Era el momento estelar de MTV y la cultura del videoclip marcaba la época. Así fundaron Bolivia Canal Creativo "BCC". En el archivo del bar que está custodiado por la Fundación IDA rescataron 100 cintas con varias postales históricas: Fito Páez entrevistado por Kelo Romero presenta su disco Tercer mundo, La Portuaria y algunos habitués de Bolivia se filmaron cantando la canción "Marcando el ritmo al caminar", del álbum Rosas rojas. Esos VHS circulaban entre el público, al que llevaban a la barra y filmaban presentándose con nombre y teléfono, conformando, de esa manera, la agenda de clientes del bar.Otras de las apuestas fueron las performances que hacía Cristian Dios. Junto al fotógrafo Gustavo Di Mario intervinieron una presentación de X-Tanz, la banda que Adrián Dárgelos y Diego Tuñón habían formado antes de Babasónicos. "X-Tanz tocó una única vez en Bolivia porque a De Loof no le gustaban. Entonces aproveché que él se había ido de viaje y me había dejado a cargo del arte del bar para convocarlos. Ya no eran solo Dárgelos y Tuñón, sino que estaban todos los integrantes de los Babasónicos. Tocaron en el entrepiso, en el mismo espacio donde Flip Side cortaba el pelo. Proyectamos películas super-8 sobre sus conjuntos íntegramente blancos de camiseta y calzoncillo largo", recuerda Cristian Dios, que por aquella época experimentaba con los fashion clips por la noche y durante el día asistía al diseñador Pedro Zambrana en la fábrica Alpargatas.Freddy Larrosa posa junto al retrato de Hitler intervenido con Hello Kitty. (Guillermo Monteleone./)Un evento fortuito ofició de plataforma de despegue para un proyecto under. "Javier Lúquez, el relacionista público, pasó por la esquina de El Dorado y vio una cortina drapeada, gris, sucia, que encontré en el Cottolengo. Javier tocó la puerta y preguntó quién hizo esto. Y ahí empezó todo. Nos llamaron de todos lados, de Patio Bullrich, de los programas de Teté Coustarot, Susana Giménezâ?¦ empezamos a ser mainstream", me contó De Loof."Otra cosa que pasó con Bolivia y con todas las propuestas de De Loof fue que empezó a llamar la atención fuera del under. La gente que no formaba parte del under, como artistas, famosos, quería ver qué pasaba en esa efervescencia, y también la prensa. Me acuerdo de una nota en la revista Claudia donde nos habían sacado fotos; nos sentíamos top models, todos terminamos en una producción de revista de moda, que era algo impensable hasta ese momento porque era un bar pequeño. De Loof tenía esa visión, esa edición del collage, de juntar lo rico con lo pobre, o hacer de lo pobre lo rico", rememora Peter Punk, quien define al bar como germen de una época maravillosa, de brillo y descubrimiento total. El bar Bolivia cerró en 1990, cuando a De Loof le ofrecieron decorar El Dorado, una disco que inauguró en 1991 sobre la calle Hipólito Yrigoyen 947. "Creo que Bolivia fue el primero de todos los bares y restaurantes que vinieron después, como El Dorado, Morocco, la Age of Communication de Juan Calcarami. Fue la consumación de todo ese espíritu artístico social. Es importante mencionar los antecedentes del Einstein y Cemento de Omar Chabán, primeros grandes centros de reunión de artistas en lugares de recreación. También a principios de los 90 comenzaron las Fiestas Nómades en el club Eros. O sea, ebullición constante de creatividad social, intercambios y lugares de pertenencia que tuvieron a Bolivia como puntapié", destaca Erika Escoda. Mientras que a Bolivia le bastó un año para convertirse en leyenda, El Dorado marcó una nueva etapa. Le seguiría Morocco, dos años después, también con De Loof al frente. La movida under que pululaba por San Telmo pasó al barrio de Monserrat y allí se mezclaban con el jet set porteño, Teté Coustarot, Susana Giménez, Franco y Mauricio Macri, más algunas de las celebridades como Madonna, Boy George, Andy Bell de Erasure y otras estrellas locales que ilustraban las páginas de sociedad de las revistas semanales en la década menemista.




© 2017 - EsPrimicia.com